JANICE HANEY CARR/USCDCP

Un estudio preliminar publicado en la edición de agosto de la revista ‘Mayo Clinic Proceedings’ sugiere que en algunas personas las actividades específicas de las bacterias intestinales pueden ser responsables de su incapacidad para perder peso, a pesar del ejercicio y del cumplimiento de una dieta estricta.

“Sabemos que algunas personas no pierden peso tan efectivamente como otros a pesar de reducir el consumo calórico y aumentar la actividad física”, señala Purna Kashyap, gastroenterólogo de la Clínica Mayo y coautor principal del estudio. Kashyap y sus colegas se preguntaron si podrían haber otros factores que impidieran a estos pacientes responder a las estrategias tradicionales de pérdida de peso.

“Las bacterias intestinales tienen la capacidad de descomponer partículas de alimentos complejas, lo que nos proporciona energía adicional. Esto normalmente es bueno para nosotros. Sin embargo, para algunas personas que intentan perder peso, este proceso puede convertirse en un obstáculo”, explica Vandana Nehra.

Kashyap, Nehra y sus colegas decidieron comprobar si ciertas funciones realizadas por las bacterias intestinales que proporcionan a las personas más energía pueden ser responsables de la incapacidad de algunas personas para perder peso. El equipo de investigación recolectó y analizó muestras de bacterias intestinales de un grupo de 26 participantes inscritos en el Programa de Investigación de Tratamiento de Obesidad de Mayo Clinic entre agosto y septiembre de 2013.

Descubrieron que las bacterias intestinales entre individuos que no perdieron peso eran diferentes de las bacterias intestinales de pacientes que perdieron peso. Específicamente, la bacteria ‘Phascolarctobacterium’ se asoció con el éxito en la pérdida de peso, mientras que la bacteria ‘Dialister’ se vinculó con la incapacidad para perder peso. Además, la mayor capacidad para usar ciertos carbohidratos se asoció con la incapacidad de perder tanto peso.

“Esto nos sugiere que las bacterias intestinales posiblemente sean un determinante importante de la pérdida de peso en respuesta a los cambios en la dieta y el estilo de vida”, comenta Kashyap, quien puntualiza que este es un hallazgo preliminar en un estudio “pequeño”. Por ello, señala que se necestia más investgiación para confirmar el papel de las bacterias intestinales en la pérdida de peso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.