Foto: Reuters

El número de fallecidos en el norte de California por los incendios forestales ha aumentado a siete, según han comunicado las autoridades este domingo, al tiempo que han advertido que dos de los incendios más difíciles de controlar en la zona han aumentado más de un 25 por ciento durante la noche.

Un incendio forestal declarado en el condado californiano de Mendocino, a 145 kilómetros al norte de San Francisco, ha multiplicado su extensión durante esta noche hasta superar las 80.000 hectáreas y forzado el desplazamiento de 16.000 personas, así como el cierre de un parque nacional, según ha informado el Departamento de Bomberos de California.

El incendio, que solo está controlado en un 34 por ciento, es ahora el más grande del estado con 81.000 hectáreas de extensión, el equivalente a dos terceras partes de la ciudad de Los Ángeles. Es ahora más grande que el letal incendio de Carr, todavía activo, que ha costado la vida la semana pasada a seis personas y destruyó más de 1.500 hogares.

Ambas áreas permanecen ahora bajo una “advertencia de bandera roja” emitida por el Servicio Meteorológico Nacional por vientos fuertes, baja humedad relativa y temperaturas que superan los 32º, todas las condiciones que pueden impulsar el crecimiento de los incendios forestales.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.