Los sistemas antiaéreos de la base militar de las Fuerzas Armadas rusas en Hmeymim, en el noroeste de Siria, han derribado este fin de semana a dos drones “no identificados” por aproximarse a las instalaciones castrenses, según ha informado un representante del acuartelamiento.

El primer incidente con un vehículo aéreo no tripulado (UAV) tuvo lugar la noche del sábado, cuando “la defensa antiaérea de la base de Hmeymim detectó a una distancia imprudente un blanco aéreo de tamaño pequeño (un dron) de procedencia desconocida que se acercaba a la instalación militar rusa” y que fue destruido por los sistemas antiaéreos, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

Horas después, ya el domingo, las Fuerzas Armadas rusas han destruido otro dron porque “se acercaba a la base desde el noroeste”. El representante de la base militar rusa en Siria ha dicho que en los dos casos no se han registrado daños materiales ni heridos y que la base militar opera con normalidad.

Según Sputnik, no se trata del primer incidente de este tipo en los últimos meses. El viernes, un dron lanzado por fuerzas rebeles hacia la base rusa acabó siendo derribado. A finales de junio, fueron abatidos varios drones que volaban en las inmediaciones de la base militar de Hmeymim. El 21 de mayo, los sistemas de defensa aérea de la base destruyeron otro UAV no identificado y un mes antes hicieron lo propio con dos drones de las fuerzas rebeldes cuando volaban a unos diez kilómetros del acuartelamiento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.