Fotos: Isabelle Sleijpen

Las canciones de Raphael forman parte de la banda sonora de nuestras vidas. Y anoche en Port Adriano, vino a recordárnoslo ante más de 1300 personas.

Presentó en Mallorca su exitosa gira “Loco por cantar”, que trae a sus espaldas más de 100.000 espectadores en América. Sigue rumbo a Europa en 2019, donde le esperan en Francia, Rusia y Reino Unido.

Sé lo que queréis y os lo voy a dar.

Es lo que vino a decir al público. El cantante, que siempre viste de negro, comenzó su actuación con tres temas nuevos. Terminada esta introducción, el artista más incombustible de la historia de la música española, saludó a su público y les dijo que sabía perfectamente lo que esperaban de él. Fue entonces cuando se quitó la gabardina negra y cantó “Mi gran noche”, poniendo por segunda vez de pie a los asistentes.

Irían después todos sus éxitos: “Escándalo”, “Yo soy aquel”, “Como yo te amo”, “Digan lo que digan” o el reivindicativo “Qué sabe nadie”.

Además de una voz sin fisuras, Raphael (Linares, 1943) interpreta todos y cada uno de sus temas con la pasión incontestable que le ha acompañado desde su debut, hace más de 60 años.

No es solo un cantante.

Raphael no es solo un cantante. Este fenómeno de la estética y de la naturaleza posee un universo propio. Carismático e impredecible, su carácter histriónico es la marca de la casa.

Es un animal escénico, cuya sola presencia basta para acapararlo todo. Con pelo domado y sonrisa perfecta, sus ojos brillan como solo han brillado los La Faraona o Concha Velasco.

Siempre seguro de sí mismo, controla a la perfección cada centímetro del escenario. No hay nada casual, sus miradas están calculadas, sus pausas, sus giros y sus silencios, sobre todo sus silencios.

El eterno moderno.

Siempre moderno, siempre actual, este artista es puro drama, intuición y mucho trabajo duro. Raphael es el eterno moderno cuya carrera ha ido dando saltos y atreviéndose, con más suerte que rechazos.

Ha sido reivindicado por la vanguardia musical del siglo XXI por artistas tan distintos como Alaska o Bunbury.

Discografía.

Su historia discográfica es impresionante, como lo atestiguan sus 326 discos de Oro, 49 de Platino, y el único de Uranio entregado a un cantante de habla hispana en el mundo por ventas de más de 50 millones de copias.

Ha grabado más de 50 discos de larga duración en español, así como otros en italiano, francés, alemán, inglés y japonés.

Raphael sigue siendo aquel que ha emocionado a un público de dos generaciones, aquel de la voz portentosa y el gesto calculado, el trabajador infatigable, aquel que por fortuna para nonotros, se niega a retirarse de los escenarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.