El calor, la retención de líquidos y problemas circulatorios son las principales causas de la hinchazón de los pies en las mujeres embarazadas, según el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), que ha elaborado un decálogo para aliviar los edemas y ha destacado que dormir del lado izquierdo, para no presionar la vena cava, o caminar con frecuencia, son “claves”.

Desde el Colegio de Podólogos se ha señalado en un comunicado que si se detectaran dolores punzantes en las pantorrillas o hinchazón irregular en las piernas o pies, es aconsejable acudir a estos profesionales para descartar la aparición de otras patologías.

“La alteración hormonal que viven las mujeres en el embarazo provoca un incremento de la retención de líquidos en los tejidos y ello provoca que se acumule más sodio y se genere el edema. Además, hay que tener en cuenta que, al haber más agua en el tejido subcutáneo, los vasos sanguíneos se encuentran más oprimidos por esta hinchazón y ello afecta, a la vez, en una disminución del flujo sanguíneo”, ha explicado Maite García, presidenta del ICOPCV.

De esta forma, ha recalcado que la sangre se encuentra con una mayor resistencia en su circulación y puede bloquearse en las venas de los tobillos y los pies”.

“Asimismo, hay que tener en cuenta que el crecimiento del útero también aumenta la presión en las venas de la zona pélvica y en la vena cava, lo que dificulta la circulación de retorno y, de nuevo, incide en la aparición de ese edema. Esto no es preocupante, ni afecta a la salud, pero sí es importante tenerlo en cuenta para poder adoptar algunas soluciones que eviten las molestias que genera”, ha añadido la vicepresidenta del ICOPCV, Estefanía Soriano.

Desde el Colegio de Podólogos de la Comunitat Valenciana se ha señalado que lo “más común” es que esta hinchazón comience a darse a partir del tercer trimestre de gestación y, aunque es “algo habitual”, si se detectara edema en otras partes del cuerpo como la cara, los brazos, hubiera una hinchazón irregular en las piernas o pies, apareciera dolor en las pantorrillas o los muslos, o apareciera de forma repentina, sí es importante realizar una consulta médica para descartar que pudiera estar relacionado con algún otro tipo de patología que requiriera mayor atención como puede ser una trombosis venosa profunda.

El decálogo incluye recomendaciones para evitar y aliviar la hinchazón de los pies durante el embarazo como caminar a menudo porque el ejercicio físico favorece la circulación; dormir del izquierdo lado para evitar ejercer presión en la vena cava, que es la responsable del retorno sanguíneo de los miembros inferiores o tener los pies en alto.

Para que este método sea efectivo, las piernas han de estar por arriba de la zona de tórax y abdomen para vencer el efecto de la gravedad y poder en realidad favorecer la circulación de retorno. De igual modo aconsejan realizar estiramientos; utilizar zapatos planos y cómodos que se adapten al pie; evitar los calcetines muy apretados y activar la circulación con baños de contraste (chorros fríos / agua tibia) y de masajes en los pies.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.