Giro de Italia

La Unión Ciclista Internacional ha anunciado el cierre sin sanción de los procedimientos disciplinarios abiertos contra el ciclista británico Chris Froome (Sky), que mantiene sus victorias en la Vuelta a España 2017 y el reciente Giro de Italia y que tiene vía libre para disputar el Tour de Francia, que comenzará el próximo sábado 7 de julio.

“La Unión Ciclista Internacional (UCI) confirma que los procedimientos antidopaje relacionados con el Sr. Christopher Froome se han cerrado”, anunció el organismo en un comunicado en el que, tras detallar el caso de forma cronológica, explicó que su decisión está basada en la información recibida de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

“Aunque la UCI obviamente prefería que el proceso hubiera finalizado a principios de la temporada, tenía que garantizar que el Sr. Froome tuviera un proceso justo, como lo hubiera hecho con cualquier otro ciclista, y que se emitiera el veredicto correcto. Tras recibir el informe de la AMA el 28 de junio, la UCI preparó y emitió su decisión razonada y formal lo más rápido posible dadas las circunstancias”, se justificó la UCI.

La institución que rige el ciclismo mundial dice entender que se producirá “un debate significativo de esta decisión”, y por ello desea “tranquilizar a todos los involucrados o interesados en el ciclismo diciendo que la decisión se basa en opiniones de expertos, en el consejo de la AMA y en una evaluación completa de los hechos del caso”.

Por su parte, Froome se confesó “agradecido y aliviado por dejar este capítulo finalmente atrás”. “Han sido nueves meses emotivos. Gracias a todos aquellos que me han apoyado y me han creído en todo momento”, escribió en su cuenta de Twitter (@chrisfroome).

Este veredicto llega a tan solo cinco días de que comience el Tour de Francia, donde Froome estaba inscrito para defender su triunfo del año pasado, y un día después de que el periódico ‘Le Monde’ publicara que la carrera francesa había decidido vetar al tetracampeón. La esposa y representante del británico, Michelle Froome, ya había avisado de que su marido iba a disputar la carrera con total seguridad.

El caso comenzó el 20 de septiembre de 2017, cuando la UCI le notificó a Froome que una muestra recogida 13 días antes durante la 18ª etapa de la Vuelta con meta en Santo Toribio de Liébana contenía una concentración de salbutamol superior a 1.000 ng/ml, el máximo permitido, pero no sería hasta el 13 de diciembre cuando se hiciese oficial.

“Mi asma empeoró en la Vuelta, así que seguí los consejos del médico del equipo para aumentar la dosis de salbutamol. Como siempre, tuve máximo cuidado para asegurarme de no utilizar más de la dosis permisible”, garantizó entonces el cuatro veces ganador del Tour.

La UCI inició procedimientos disciplinarios de conformidad con las Reglas Antidopaje de la UCI (ADR), durante los cuales el Froome “ejerció su derecho a demostrar que su resultado anormal fue consecuencia de un uso permitido”, recordó el organismo, que solicitó el asesoramiento de la AMA.

“La UCI ha considerado todas las pruebas relevantes en detalle (en consulta con sus propios expertos y expertos de la AMA). El 28 de junio, la AMA informó a la UCI de que aceptaría, sobre la base de los hechos específicos del caso, que los resultados de la muestra del Sr. Froome no constituyen un Resultado Analítico Adverso (AAF). A la luz del inigualable acceso de la AMA a la información sobre el uso de salbutamol, la UCI decidió, en función de la posición de la AMA, cerrar el proceso contra el Sr. Froome”, desgranó la UCI.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.