ASO/ALEX BROADWAY

El ciclista galés Geraint Thomas (Sky), actual líder del Tour de Francia, declaró, al término de la decimosexta etapa de la ronda gala disputada entre Carcassonne y Bagnères-de-Luchon sobre 218 kilómetros, que este miércoles será un día “muy exigente” y que se espera “lo peor” ya que podrían sucederse muchos ataques en la última subida de la etapa, a la que calificó como “la más dura” de la carrera.

“Esperábamos batalla hoy, pero no sucedió. Sólo hubo unos pocos ataques en la última subida, y logramos neutralizarlos en el descenso. Fue una etapa bastante tranquila, y eso es buena noticia para nosotros. Mañana será un día muy exigente. La última subida es probablemente la más dura del Tour de Francia. Esperamos lo peor, y muchísimos ataques”, afirmó.

El galés opinó que la etapa de este miércoles, que contempla el recorrido de Bagnères-de-Luchon – Saint-Lary-Soulan sobre 65 kilómetros, puede ser una etapa crucial para el desenlace del Tour.

“Creo que va a ser una jornada decisiva en la cual habrá muchas diferencias. Dos horas de subida en sólo tres de etapa son muchísimas. Si algún ciclista del ‘Top 10’ de la general decide atacar, será arriesgado. Tenemos que ser inteligentes gestionando nuestras fuerzas y mantener al equipo lo más junto posible”, sentenció.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.