El responsable de Inspección Farmacéutica de la de la Conselleria de Sanidad, Manuel Escolano, ha alertado en los Cursos de Verano de la Universidad Católica de Valencia (UCV) sobre el consumo de fentanilo en España, ya que “sus dimensiones pueden hacer hablar de epidemia”, es el “fármaco con mayor nivel de mortalidad de todos los existentes” y es “40 veces más adictivo que la heroína”.

El fentanilo es un opioide para tratar el dolor crónico y desde el año 2011 cuenta con una nueva forma farmacéutica en las formas de liberación rápida, explica la UCV en un comunicado.

Escolano ha detallado que, “aunque inicialmente es para pacientes con dolor oncológico, el problema es que se está tratando inadecuadamente”. “El fentanilo puede estar bien utilizado siempre y cuando se observen las pautas correctas de uso, pero, fuera de esta indicación, su mala utilización puede generar unas consecuencias nefastas”, ha advertido.

La “crisis del fentanilo se ha visto, por ejemplo, en el Gobierno de Donald Trump de 2017, pues ha habido una alerta nacional con respecto a las muertes producidas por este tipo de medicamento”, ha expuesto, antes de poner el foco en la “muy alta incidencia” en España respecto a las adicciones, sobredosis y muertes que provoca este fármaco.

Asimismo, “a diferencia de otro tipo de drogas, el fentanilo es obtenido fundamentalmente en el ámbito sanitario, lo que le da una peculiaridad muy importante a lo que es una nueva forma de llegar a la adicción, por lo que es necesario alertar desde los ámbitos sanitarios”, ha resaltado.

En este sentido, el responsable de Inspección Farmacéutica ha denunciado “que no hay un dimensionamiento epidemiológico suficiente en términos de adicción y mortalidad”. “Es lo que estamos intentando trabajar desde de la Conselleria”, ha agregado.

El especialista ha propuesto medidas para hacer frente a este problema, como la formación a facultativos, protocolos de tratamiento del dolor crónico en atención primaria, la mejora de los sistemas de información, la generación de alertas, y una mayor coordinación de los niveles asistenciales de los pacientes que requieren asistencia multidisciplinar.

ADICCIONES SIN SUSTANCIA

Esta primera jornada del curso, dirigido por el profesor Ángel Turbi, director del Máster Universitario en Educación y prevención de Conductas Adictivas de la UCV, ha incluido también una mesa redonda sobre los nuevos retos en las intervenciones en conductas adictivas en las que han participado expertos de las tres administraciones central, autonómica y municipal, que han coincidido en alertar del peligro de las adicciones sin sustancia.

El representante del Plan Nacional Sobre Drogas del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, Jesús Morán Iglesias, ha disertado sobre la nueva estrategia del Gobierno central que “ya no es solo de drogas sino de todo tipo de adicciones, como son las adicciones al juego, al juego online o a las nuevas tecnologías, entre muchas otras”, ha apuntado.

El nuevo plan hace hincapié en “las actuaciones para reducir el consumo del alcohol en menores, que sigue siendo una prioridad, así como en el control a la población envejecida, consumidora de drogas, que lleva muchos años siendo atendida; o la diferenciación en los programas dirigidos a hombres y mujeres”, ha precisado, antes de lamentar el “número excesivo y falta de coordinación de programas de prevención”.

Desde el Pla Municipal de Drogodependències y Altres Trastorns Addictius del Ayuntamiento de València, Francisco Bueno ha señalado que, “más que las adicciones con sustancia, que siguen la misma tendencia, lo que preocupa actualmente son las adicciones sin sustancia”.

“Es mayor problema que los escolares de bachiller se duerman en clase porque están hasta las tres de la madrugada jugando a videojuegos o a juegos de apuestas online, que existan consumos puntuales o experimentales de determinadas sustancias”, ha subrayado.

MODELO “PIONERO” EN LA COMUNITAT

Por su parte el psiquiatra de la Unidad de Alcohología del Hospital del Hospital Universitario de San Juan de Alicante, Bartolomé Pérez Gálvez, ha disertado sobre el modelo de integración en la asistencia sanitaria de la atención a los drogodependientes. Un modelo pionero que arrancó en 1998 en la Comunitat y “mantiene los principios de equidad, universalidad y gratuidad en la asistencia”

“La Comunitat Valenciana es la única en la que un ciudadano puede ser atendido en el sistema sanitario público por un problema de drogas en igualdad de condiciones a cualquier otra patología”, ha destacado.

Las adicciones sin sustancia “son un problema, pero no pueden restar ni importancia ni recursos a otras adicciones de más calado como son las que existen al alcohol, al tabaco, o al cannabis”. “En todo caso, es necesario reforzar la salud mental infantil y juvenil para evitar todo tipo de adiciones”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.