El pasado 9 de julio entraron en vigor las restricciones de circulación para acceder mediante vehículo particular al faro de Formentor, pero lo cierto es que hoy esas restricciones parecían no existir.

Según han explicado algunos trabajadores del faro, la presencia de vehículos ha sido constante a lo largo de toda la mañana: “Normalmente se cuela algún coche”, ha explicado uno de ellos, “pero hoy ha sido increíble. Suponemos que no hay nadie regulando el acceso”.

De hecho, el bus lanzadera de las 13:00 horas ha tenido muchos problemas para poder acceder hasta el faro.

Los empleados han explicado a quienes iban llegando en sus vehículos particulares que el acceso por esa vía estaba prohibida “pero nos han ignorado”.

Finalmente, ha tenido que ser la Guardia Civil de Tráfico la que se ha encargado de desalojar a los visitantes.

Problemas por la falta de plazas en los buses lanzadera

Limitar la llegada de vehículos particulares es una decisión que ha entrado en vigor este verano tras un acuerdo entre el Govern, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Pollença.

La alternativa ha sido establecer un servicio lanzadera de autobuses públicos que tienen su parada en el Port de Pollença. El horario durante el cual se prohíbe el acceso a los vehículos particulares es desde las diez de la mañana hasta las siete de la tarde. Se pretende con ello proteger un espacio natural mediante el fomento del transporte público.

En todo caso, no se trata de una limitación absoluta pues se contemplan ciertas excepciones para personas con movilidad reducida.

Pero es también una medida que está generando problemas y quejas ya que en más de una ocasión quienes se han acercado hasta el faro han tenido que esperar más de una hora antes de poder volver y lo mismo ocurre con los usuarios de calas cercanas que tampoco pueden subirse a los autobuses por falta de plazas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.