La marca sueca Volvo Cars ha aprovechado la ceremonia de inauguración de su primera planta en Estados Unidos, situada en Charleston (Carolina del Sur), para presentar su nuevo modelo S60, que se convierte, a su vez, en el primer vehículo de la compañía en ser ensamblado en este país.

La compañía señaló que el haber hecho coincidir la inauguración de la planta de Charleston con la presentación del S60 pone de manifiesto su “fuerte compromiso” con Estados Unidos, que es un mercado importante para la empresa y para este modelo.

Además, el S60 será el primer automóvil de la firma escandinava que no se ofrecerá con una versión con motor diésel, lo que está en línea con la apuesta de la empresa con los vehículos eléctricos. La firma prevé que, desde 2019, todos sus nuevos modelos sean eléctricos.

Así, el nuevo S60 se ofrecerá con dos motorizaciones híbridas enchufables de gasolina, la primera de ellas con una mecánica T6 Twin Engine con tracción integral y 340 caballos de potencia y la otra con un propulsor T8 Twin Engine también 4×4, con una potencia de 400 caballos. La gama también contará con motores de gasolina T5 y T6.

Este vehículo incorpora, a su vez, un amplio contenido de equipamiento de seguridad, como la tecnología City Safety con freno automático de ayuda al conductor y con función de frenado automático para mitigar colisiones frontales.

Otros equipamientos destacados son el sistema Pilot Assist, con ayuda al conductor con la dirección, aceleración y frenado en carreteras, así como el dispositivo de infoentretenimiento Sensus Connect, compatible con Apple CarPlay, Android Auto y 4G.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.