La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma juzga este viernes a un hombre de 76 años por abusar sexualmente y de manera reiterada de una menor, en concreto, de la hija de su pareja sentimental.

Según el escrito de la Fiscalía, el acusado aprovechó las ocasiones en las que se quedaba a solas al cuidado de la menor para, prevaliéndose de la relación de confianza y con ánimo libidinoso, obligar a la víctima a darle besos en la boca y someter a la misma a tocamientos por todo el cuerpo, incluida la zona vaginal.

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal le pide 12 años de cárcel y la prohibición de acercase a la víctima a una distancia de 200 metros, así como cualquier comunicación verbal o escrita con la misma.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.