Un hombre le ha clavado un rastrillo en la espalda a un turista alemán después de que éste le destrozara un gran castillo de arena que había hecho en la playa y con el que obtenía algún dinero de los curiosos que se acercaban a verlo.

Los hechos han ocurrido en la Playa de Palma sobre las siete de la mañana cuando un grupo de tres turistas alemanes, todos ebrios, regresaban andando a su hotel después de una noche de fiesta.

Los jóvenes caminaban por primera línea de playa cuando han divisado el castillo y uno de ellos ha decidido subirse en él.

Se ha dado la circunstancia de que el hombre que lo había construido dormía en una pequeña tienda de campaña al costado del mismo y los gritos de los turistas, celebrando “la toma” de la fortaleza por parte de su compañero, le han despertado.

Al ver al alemán en lo alto de su obra, y comprobar los destrozos provocados, el hombre se ha hecho con un rastrillo con el que ha atacado al intruso, clavándoselo en la espalda.

Así, los tres turistas han emprendido la huida pero a unos cincuenta metros, el herido se ha desplomado mientras emanaba abundante sangre de su espalda.

Las primeras llamadas a los servicios de emergencia informaban de un apuñalamiento tras una riña por lo que rápidamente se han movilizado patrullas de la Policía Local y de la Nacional así como dos ambulancias que se han personado en el lugar a los pocos minutos.

Finalmente, el joven ha sido atendido de sus heridas y ha sido trasladado hasta un centro hospitalario.

El agresor, un individuo de unos 50 años y de nacionalidad rumana, ha sido detenido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.