La Policía Local investiga las circunstancias que rodean la muerte de un perro cuyos restos han sido localizados en el balcón de un piso ubicado en la plaza de Orson Welles de Palma (Son Gotleu).

Los agentes de policía se desplazaron este jueves hasta el edificio debido a las innumerables quejas presentadas por varios vecinos por el mal olor que había en la zona y acabaron por encontrar el origen del mismo: los restos de un can en la terraza de una vivienda.

En esa vivienda viven un padre y un hijo que no permitieron el acceso a los agentes con la excusa de que lo tenían “demasiado sucio y desordenado como para dejar pasar a alguien”. Como tampoco contaban con una autorización judicial que les permitiese entrar en el domicilio, a los agentes no les quedó otra opción que sacar unas fotografías desde otro piso y elaborar un informe judicial a fin de poner en marcha las investigaciones pertinentes para  esclarecer lo ocurrido.

Los restos del animal se hallaban rodeados de excrementos y los agentes sospechan que el animal fue abandonado a su suerte, sin comida ni agua, hasta que falleció; cosa que habría sucedido hace varias meses y durante los cuales, padre e hijo convivieron con el cadáver. Crónica Balear ha podido saber hoy que los restos del animal habían sido retirados del balcón durante la noche.

Las investigaciones se centran también en averiguar el paradero de un segundo perro que padre e hijo tenían y del que no se sabe nada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.