El cadáver que ha sido hallado esta mañana flotando cerca del espigón de Can Pere Antoni es el del joven desaparecido desde el miércoles mientras nadaba.

Así lo ha informado el 112 después de que se hayan llevado a cabo las labores de identificación pertinentes y la madre reconociera el cadáver.

El joven -de 22 años- se encontraba en la playa de Can Pere Antoni acompañado de unos amigos cuando se introdujo en el mar para darse un baño. Sin embargo no regresó a la orilla y sus compañeros no consiguieron tampoco localizarlo.

Sus familiares presentaron denuncia ante la policía y se activó un dispositivo de búsqueda que se mantiene hasta el momento y en el que participan Salvamento Marítimo y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil.

El GEAS utilizó diversos sistemas de búsqueda

El GEAS comenzó las labores de búsqueda el mismo miércoles y no han cesado hasta que han logrado localizar al desaparecido. El equipo, de seis agentes, procedió a la búsqueda utilizando diferentes sistemas

Así, este viernes, cuando se aplicaba la técnica de búsqueda de campo de trabajo denominada “por filieres” (dividiendo el fondo en diferentes calles) ha sido localizado el cuerpo a una profundidad de 2’5 metros

El GEAS ha destacado que durante los tres días la visibilidad ha sido nula, por lo que han tenido que ir palpando a mano el fondo hasta su localización.

Las investigaciones han quedado en manos de la Policía Nacional que intenta ahora aclarar las circunstancias que rodean el caso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.