Foto: Reuters

La extenista brasileña Maria Esther Bueno, una de las jugadoras más importantes del mundo en el circuito femenino durante las décadas de 1950 y 1960, ha fallecido a los 78 años debido a complicaciones en el tratamiento de un cáncer labial, según ha confirmado este sábado el Hospital 9 de Julho de São Paulo (Brasil) donde se encontraba ingresada desde mediados de mayo.

Nacida precisamente en São Paulo, Bueno fue la jugadora más exitosa de Sudamérica a tenor de sus 19 títulos de ‘Grand Slam’ (antes de la ‘era Open’) disputando cuadros individuales, de dobles y dobles mixtos. Entre esas 19 conquistas, ganó tres títulos individuales de Wimbledon (1959, 1960, 1964) y cuatro individuales del US Open (1959, 1963, 1964, 1966).

Se retiró en 1977 tras sufrir durante años problemas físicos en un codo, lo que atribuyó a las pesadas raquetas de madera de su época. Su primer título había sido en el Abierto de Italia de 1958 y luego se convirtió en la primera sudamericana campeona individual de Wimbledon, tras batir a la estadounidense Darlene Hard (por 6-4 y 6-3).

Su primer entorchado en Estados Unidos, venciendo en la final a la británica Christine Truman (por 6-1 y 6-4), también le valió a la brasileña para convertirse en la número 1 del mundo. Después de su dominio sobre las pistas, su retirada dio paso a una carrera como comentarista de televisión. En 1978, fue incluida en el Salón de la Fama del Tenis.

“Ganar Wimbledon en 1959 fue el momento más grande de mi carrera. Fue un poco inesperado pues yo era muy joven, tenía 17 años. Viniendo de Brasil, donde solo teníamos pistas de tierra batida, realmente no teníamos oportunidades para jugar sobre hierba; así que ganar ahí la primera vez fue algo enorme y una gran sorpresa”, comentó la propia Bueno en 2014, durante una entrevista a la web de la WTA.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.