Imagen de archivo

Brillante actuación de una patrulla de la Unidad de Intervención Inmediata (UII) de la Policía Local de Palma que se descolgó desde una terraza, haciendo rápel, para acceder al interior de una vivienda en cuyo interior se había quedado un bebé solo.

Los hechos ocurrieron este miércoles a las 21:20 horas en la calle Francisco Sancho después de que una mujer, que vive en un noveno piso, se pusiera en contacto con la policía para explicarles, muy angustiada, que en un descuido se le había cerrado la puerta de casa “y mi bebé se ha quedado dentro”.

Hasta el lugar se desplazó una dotación de la UII mientras se daba aviso a los Bomberos de Palma. A su llegada, los agentes intentaron abrir la puerta con una radiografía pero no lo consiguieron.

Sin embargo, en ese momento el niño comenzó a llorar por lo que los agentes decidieron descolgarse desde la terraza hasta el balcón del piso y acceder al interior. La propietaria, por su parte, les informó de que la puerta del balcón, aunque cerrada, no tenía el pestillo puesto.

Los agentes, tras hacerse con una llave de la azotea, procedieron a deslizarse por la fachada mediante técnicas de rápel y llevaron a buen fin la operación.

El pequeño, aunque continuaba llorando, se hallaba en perfecto estado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.