Un avión que cubría la ruta entre La Habana y la provincia cubana de Holguín, en el este del país, se ha estrellado este viernes nada más despegar del aeropuerto internacional José Martí, en la capital, dejando al menos “tres supervivientes”, tal y como ha indicado la prensa oficial.

El avión es un Boeing 737 operado por la compañía estatal Cubana de Aviación y arrendado a la aerolínea mexicana Damojh en el viajaban 105 personas, entre pasaje y tripulación, incluidos cinco niños. De acuerdo con el diario oficial ‘Granma’, todos eran extranjeros.

El aparato se ha desplomado sobre una zona agrícola conocida como Rancho Boyeros que rodea al aeródromo capitalino, muy cerca de la terminal uno. Imágenes difundidas por los medios locales muestran una gran humareda.

‘Granma’ ha informado de que hay al menos “tres supervivientes”, detallando que se encuentran graves y ya han sido trasladados a un hospital. De momento, se desconocen más detalles sobre el balance de víctimas.

El nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se ha trasladado inmediatamente al aeropuerto, acompañado de varios miembros de su Gobierno, para dar instrucciones ‘in situ’.

Efectivos de Bomberos y de la Policía Nacional Revolucionaria, así como varias ambulancias, se encuentran trabajando en el lugar del siniestro.

El último accidente aéreo en Cuba se produjo en abril del año pasado. Un bimotor AN-26 perteneciente a las Fuerzas Armadas se estrelló en la región occidental de la isla caribeña. Murieron ocho militares.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.