Los precios de los alquileres se han disparado al punto de que en estos momentos puede salir más caro pagarlo que la cuota de una hipoteca.

Una nueva burbuja ligada al sector inmobiliario y que muchos achacan al negocio que se mueve tras el “alquiler vacacional” y la posibilidad de los dueños de pisos de hacer un negocio rápido y lucrativo.

El Govern ha prohibido el alquiler vacacional en Palma y el alcalde Noguera explicó que una de las razones para ello ha sido que Ciutat “debe ser habitable, porque lo peor que puede pasar es que sus habitantes deban irse porque no encuentren una vivienda asequible”.

En todo caso, una medida polémica (la propiedad y los límites al uso de la misma entran aquí en juego) que no ha estado exenta de críticas por una parte y aplausos por otra.

Nosotros quisimos conocer si la prohibición podría suavizar el problema de acceder a una vivienda en Palma para quienes buscan un piso y no quieren atarse a una hipoteca y por eso preguntamos: “¿Cree ud. que prohibir el alquiler turístico en Palma ayudará a evitar la especulación inmobiliaria?” y la respuesta mayoritaria de los lectores que se han animado a responder ha sido que “No” es una medida que vaya a parar la especulación inmobiliaria (un 51%) frente al 49% restante que ha votado en sentido contrario.

El problema principal radica en que pese a las buenas intenciones de la medida no hay inspectores suficientes para que la misma sea efectiva, no solo por el volumen del parque inmobiliario de Palma sino por la misma dificultad de prueba que puede existir a la hora de confirmar que en un piso hay alquiler vacacional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.