Al menos 34 personas siguen desparecidas tras el derrumbe de un edificio en llamas en el centro de la ciudad brasileña de Sao Paulo, según un nuevo balance divulgado el martes a última hora por los Bomberos, que no descartan que haya víctimas atrapadas entre los escombros.

Más de un centenar de familias residían en este inmueble de 26 plantas que en su día sirvió como sede para la Policía Federal. El inmueble permanecía ocupado desde hacía siete años y las autoridades locales se han comprometido a prestar ayuda a las personas que se ha quedado en la calle.

El portavoz de los Bomberos, Marcus Palumbo, ha aclarado que no todos los desaparecidos tienen por que estar entre los escombros, ya que no está claro cuántas personas había en el interior del edificio o si parte de ellas han optado por no presentarse ante las autoridades locales.

Entre los desaparecidos, sin embargo, sí figura un hombre que cayó desde un octavo piso en el momento en el que iba a ser rescatado por los Bomberos y el edificio se vino abajo, informa la Agencia Brasil.

Los Bomberos se han dado un plazo de 48 horas para no mover la parte estructural del inmueble, de tal forma que se limitaran por ahora a tareas de limpieza y a rastrear a posibles víctimas. Hasta que se haya descartado la presencia de víctimas, no utilizarán maquinaria pesada para retirar escombros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.