Foto: Reuters

Los Boston Celtics se han colocado con ventaja de 2-0 en la final de la Conferencia Este tras batir de nuevo en casa a Cleveland Cavaliers (107-94), superados por el juego coral de su adversario e impotentes para rentabilizar el ‘triple-doble’ de LeBron James (42 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes).

Los Celtics, el equipo más laureado en la historia de la NBA, están a solo dos victorias de volver a las Finales ocho años después de su última aparición, aunque son conscientes de que no sería la primera vez que los Cavaliers le dan la vuelta a una situación tan desfavorable.

La fortaleza del equipo local en Boston, donde se mantiene invicto en estos ‘playoffs’, le elevó a la segunda victoria en una nueva muestra de juego colectivo, con todo su quinteto titular en dobles dígitos de anotación y Jaylen Brown (23) como máximo artillero.

De la mano de James, ayudado por Kevin Love (22 y 15 rebotes), los Cavaliers dominaron durante toda la primera parte y llegaron al descanso siete puntos arriba (48-55), rendimiento que hacía presagiar un posible empate en esta final del Este.

Sin embargo, encajaron un parcial de 36-22 en el tercer cuarto y los Celtics aprovecharon su mayor profundidad de plantilla para dominar los minutos finales con comodidad en una noche testimonial del español José Manuel Calderón, que apenas jugó unos segundos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.