Susto el que vivió una madre este miércoles tarde en Sa Font Santa (Bunyola) cuando, tras apearse de su coche y disponerse a sacar al bebé que portaba en el interior, las puertas del vehículo se bloquearon.

El problema, además de que el niño se hubiera quedado encerrado, es que las llaves también se habían quedado en el interior del coche.

Al parecer, la mujer no consiguió romper los cristales así que, tras recibir aviso de lo que ocurría, una patrulla de la Policía Local de Bunyola tardó apenas cinco minutos en personarse y logró extraer al pequeño tras romper uno de los vidrios.

Según han explicado desde la Policía Local: “El bebé comenzaba a estar acalorado pero en buen estado”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.