Foto: Reuters

Estados Unidos no se ha planteado reducir las maniobras militares conjuntas con Corea del Sur, a pesar de que Corea del Norte ha respondido suspendiendo los contactos que había iniciado con el país vecino, en el primer gesto de distensión en años de conflicto, según ha informado este jueves el Departamento de Defensa.

“No ha habido discusiones al respecto”, ha dicho la portavoz del Pentágono, Dana White, interrogada en la rueda de prensa diaria sobre la posibilidad de reducir e incluso suspender futuros ejercicios militares para mantener vivo el diálogo intercoreano.

Estados Unidos ha restado importancia a estas prácticas conjuntas, recordando que se celebran con carácter anual “para mantener una base de preparación militar”. Este año se desarrollan entre el 14 y el 25 de mayo.

Pyongyang ha interpretado estas maniobras militares como una “provocación” y se ha negado a continuar los contactos diplomáticos con la “ignorante e incompetente” Seúl hasta que cesen.

Corea del Sur ha lamentado la decisión del régimen de Kim Jong Un y ha ratificado su deseo de seguir adelante con el acercamiento bilateral.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sugerido que la reunión prevista para el 12 de junio en Singapur entre él y Kim podría verse afectada por los últimos acontecimientos.

Las dos Coreas retomaron los contactos a principio de año con la excusa de los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebraron en el Sur y desde entonces se han multiplicado hasta lograr una histórica reunión entre los líderes de ambos países.

Tras años de escalada de tensión, se esperaba que esta tímida apertura del régimen comunista permitiera reactivar también las conversaciones para la desnuclearización de la península coreana y eventualmente firmar un acuerdo de paz entre las dos Coreas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.