El Gobierno no asistirá a la toma de posesión de Quim Torra como presidente de la Generalitat por entender que desde la Generalitat se le ha intentado “imponer el nivel de la delegación gubernamental”, algo que no se ha aceptado. Además, el Ejecutivo considera que el modelo de acto organizado por la Generalitat “degrada la propia dignidad de la institución”, según han informado fuentes de Moncloa.

Torra tomará posesión como 131 presidente de la Generalitat en un acto “sobrio”, con pocos invitados y de esencia administrativa en el Palau de la Generalitat como pretende el propio Torra. Por primera vez no se llevará a cabo en el Saló Sant Jordi ni habrá los tradicionales invitados –en la de Carles Puigdemont hubo unos 400–.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy no ha desvelado hasta el último momento si acudirá o no a esa toma de posesión. Finalmente, apenas veinte minutos antes del inicio del acto, fuentes de Moncloa han avanzado que ningún miembro del Gobierno viajaría a Barcelona para estar presente en ese acto.

Según alega el Gobierno, desde la Generalitat se le ha intentado “imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no se ha aceptado”. Además, el Ejecutivo considera que el modelo de acto organizado por la Generalitat “degrada la propia dignidad de la institución”, han añadido las mismas fuentes.

LA FÓRMULA PARA ASUMIR EL CARGO

Está por ver qué fórmula elegirá Quim Torra para asumir su cargo, teniendo en cuenta que el Gobierno de la nación exigirá que lo haga acatando la Constitución y el Estatut.

Hasta el Govern de Carles Puigdemont, la toma de posesión del presidente había seguido el mismo esquema: el presidente del Parlament preguntaba al investido si prometía ‘cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat de Cataluña con fidelidad al Rey, a la Constitución, al Estatut de Autonomía y a las instituciones nacionales de Cataluña”.

Pero en la toma de posesión de Puigdemont, la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell, cambió la fórmula elegida y preguntó al expresidente si prometía “cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament”, sin alusión alguna al Estatut, la Constitución y el Rey.

¿CUÁNDO ACABA EL 155?

La fórmula que utilicen para asumir el cargo el próximo presidente del Govern y sus consellers será clave para poner fin a la intervención de la autonomía a través de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, dijo la semana pasada que las medidas del 155 aprobadas por el Senado finalizarán cuando se haya constituido un Govern y sus miembros hayan acatado “públicamente” la ley.

Según el acuerdo alcanzado por el 155, aprobado por el Senado, las medidas “se mantendrán vigentes y serán de aplicación hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat, resultante de la celebración de las correspondientes elecciones al Parlamento de Cataluña”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.