Foto: Reuters

El ministro de Justicia de Bélgica, Jan Jambon, ha confirmado que Benjamin Herman, la persona que fue abatida este martes después de haber asesinado a tiros a dos policías y un civil en Lieja, había matado a otro hombre la noche anterior a los hechos.

En una entrevista en la radio Bel RTL, Jambon ha explicado que Herman también es el responsable de la muerte de Michael Wilmet, un antiguo preso de la cárcel de Lantin, en la que también estuvo encarcelado el atacante de Lieja.

El cuerpo de Wilmet fue encontrado el martes por la mañana en su domicilio de On, provincia de Luxemburgo. Según las primeras informaciones, falleció después de recibir un golpe en la cabeza propinado con un objeto “contundente”.

Según RTL, Wilmet tenía 30 años, era toxicómano y era conocido por la Justicia por infracciones vinculadas al tráfico de estupefacientes. Se encontraba bajo vigilancia electrónica en el marco de una condena de 2014.

Horas después de asesinar a Wilmet, Herman mató a dos policías en Lieja tras atacarles con un arma blanca y después disparar sobre ellas con su propia pistola. Acto seguido asesinó a un joven que se encontraba en un vehículo estacionado, para después entrar en un instituto y tomar como rehén a una mujer que trabaja en el centro. Minutos después fue abatido por las fuerzas de seguridad en un tiroteo.

Herman disfrutaba en ese momento de un permiso penitenciario y la Fiscalía belga ha abierto una investigación sobre los hechos, que este martes calificó como “infracción terrorista”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.