El juicio a un hombre acusado de violar a la nieta de su pareja y de abusar de otra, ambas menores de edad en el momento de los hechos, ha quedado visto para sentencia este viernes en la Sala Primera de la Audiencia Provincial de Palma. El fiscal mantiene su petición de 18 años de cárcel y la defensa solicita una pena de cuatro años.

Durante el juicio, que fue aplazado el martes por la huelga de jueces y fiscales, el hombre ha admitido que se rozó con una de ellas, pero que no la penetró, y que respecto a la otra nieta, a la que presuntamente habría sometido a tocamientos, no se acuerda pero ha señalado que “posiblemente” sí lo hiciera.

El acusado, B.B. de nacionalidad senegalesa y 42 años de edad, ha reconocido que en 2014 se tumbó encima de una de las nietas, que en ese momento tenía 14 años, le bajó los pantalones y las bragas y que rozó su pene con su vagina pero que no llegó a penetrarla.

Preguntado por el Ministerio Fiscal que por qué se puso un preservativo si no la penetró, el investigado ha dicho que “por si acaso” entraba para que “no se quedase embarazada”. Además, ha dicho que creía que no estaba dormida y que creía que ella quería.

Respecto a la otra nieta, el hombre ha señalado que no se acuerda de los hechos que ocurrieron en 2011 cuando la niña tenía 13 años. “Puede que sí pasara, pero no me acuerdo”, ha dicho.

“ME QUEDÉ BLOQUEADA, NO PODÍA MOVERME”

Por su lado, las dos hermanas han explicado que querían al hombre como si fuera su “abuelo”. La menor a la que presuntamente penetró ha explicado que en el momento de los hechos ella estaba durmiendo y que, tras tumbarse encima de ella, y “hacer fuerza con el cuerpo” notó cómo le introducía “el pene”. “Me quedé bloqueada, no podía moverme ni nada”, ha dicho.

Además, ha contado que fue después, cuando descubrió el preservativo usado en la basura de la cocina.

Por su lado, su hermana ha explicado que a ella, en 2011, cuando tenía 13 años, le tocó por debajo de la ropa cuando estaba durmiendo en el sofá y que cuando le preguntó que qué pasaba, este le dijo que siguiera durmiendo pero ella se fue a la habitación con sus hermanas.

Asimismo, el Ministerio Fiscal ha mantenido el relato de los hechos en el que el acusado habría penetrado sin su consentimiento a una de las niñas y sometido a tocamientos a otra.

De esta manera, ha mantenido su petición de pena de un total de 18 años de cárcel por ambos hechos y ha añadido una petición de alejamiento de cinco años por cada uno de ambos delitos.

Cabe resaltar que un informe técnico del forense del caso da por hecho que hubo penetración y así lo ha explicado el especialista que ha intervenido en el juicio mediante videoconferencia.

Por su parte, el abogado defensor ha solicitado para su defendido una pena de cárcel de cuatro años ya que considera que no queda constatado que hubo penetración y ha pedido la absolución por el resto de los hechos.

En su último turno de palabra, el procesado ha pedido “disculpas” a las víctimas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.