EP

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, ha culpado a los independentistas catalanes de “restringir” el uso de la justicia a los padres de alumnos que consideran que sus derechos no se están respetando en la escuela catalana.

Durante su intervención en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso, el ministro ha defendido los mecanismos con los que cuenta el sistema educativo “dentro de la escuela” para dar respuesta a casos de posible adoctrinamiento, así como a la labor de la Alta Inspección para evaluar estas situaciones “rechazables”. Sin embargo, ha recordado que si los progenitores consideran que estos medios “no son satisfactorios” tienen “derecho a acudir a los tribunales”.

“No pueden restringir el derecho de nadie a acudir a la Justicia si entiende que los medios con los que cuenta no les satisfacen. Son las reglas del juego”, ha señalado Méndez de Vigo tras la intervención de los portavoces de Educación de PDeCAT y ERC, Sergi Miquel y Joan Olóriz, respectivamente.

Ambos diputados han recordado al titular de Educación que llevan tiempo esperando el informe de la Alta Inspección acerca del supuesto adoctrinamiento en Cataluña, a raíz de las denuncias sobre el contenido de varios libros de texto que se utilizan en las escuelas de esta autonomía. Las formaciones han criticado que el Gobierno, junto con su “socio” Ciudadanos, estén protagonizando una “lucha” para ver quién es “más anticatalán” o más español “a su manera”.

Sin embargo, el ministro ha señalado la Alta Inspección sólo trata de confirmar si se han producido “casos rechazables” y evitar, en el caso de que sí lo sean, que estos comportamientos se extiendan a todo el sistema. “Así que los primero interesados en sacarlos a la luz deben ser los defensores del sistema”, ha señalado Méndez de Vigo, quien ha apuntado que no entiende “esta actitud defensiva y restrictiva” de los partidos catalanes.

CULPAN A CIUDADANOS DE PRESIONAR AL GOBIERNO

Olóriz ha criticado que se esté “judicializando la educación”, así como el tratamiento que, desde el Gobierno, se está dando a los profesores catalanes. El diputado cree que “a estos funcionarios se les cree menos que a los que tienen uniforme” cuando, a su juicio, es esencial el “principio de confianza”.

Mientras, su homólogo de PDeCAT, ha lamentado que el Ejecutivo se esté dejando llevar por la formación de Albert Rivera. Como ejemplo de esta situación, Miquel ha recordado la exposición por parte del líder de Ciudadanos, ante el Pleno del Congreso, de un libro que hablaba de los “países catalanes” incluyendo a otras regiones españolas, diciendo que era un libro de texto que se usaba en los colegios, cuando, según ha indicado, es una enciclopedia editada por el club infantil de la TV3 ‘Super3’, que se refiere al uso del idioma catalán.

“Se lo creen y hacen el ridículo pidiendo un informe a la Alta Inspección sobre cómo se trata el tema en las escuelas catalanas”, ha señalado Miquel, quien ha indicado que la “hoja de ruta” del Ejecutivo en esta materia se basa en tomar decisiones bajo “la presión constante” que Ciudadanos para, después, tener que retractarse. En este sentido, les ha recordado la casilla en las matrículas catalanas para estudiar en castellano, que se acabó retirando.

Sobre el contenido de los libros, Méndez de Vigo ha recordado que las responsables son las editoriales y que “no existe ni debe existir censura previa” en el contenido de estos libros. Según ha explicado, lo que está haciendo la Alta Inspección ante las denuncias por algunos contenidos es hacer un estudio “en toda España” y que, aunque en un principio sólo iba a afectar a primaria, finalmente se ha extendido a secundaria. “Por eso está tardando más”, ha apuntado.

PODEMOS PIDE RESPONSABILIDAD AL GOBIERNO

Desde Ciudadanos, su portavoz de Educación Marta Martín, se ha defendido de las acusaciones señalando que los casos de adoctrinamiento en Cataluña “no son uno o dos” y que se presentó un informe “con más de 50 páginas” para que se pidiera al organismo inspector que actuara.

Para Unidos Podemos, la situación en Cataluña es un reflejo de la “instrumentalización” de la Educación que está haciendo el Gobierno del PP. El portavoz adjunto de Educación del grupo confederal, el diputado de En Comú Joan Mena, ha pedido al ministro responsabilidad y que “dejen en paz” a la escuela catalana a la que, a su juicio, están usando “como arma arrojadiza”.

Otra de las materias por las que han cuestionado al Gobierno es por la llamada “brecha educativa” entre CCAA, que han denunciado varios partidos de la oposición. Méndez de Vigo no cree que haya “17 sistemas educativos” y ha defendido el “elemento de diversidad positivo” que supone el traslado de competencias sobre esta materia a las autonomías.

EDUCACIÓN DEFIENDE LA EVALUACIÓN

El ministro ha señalado que sus afirmaciones se basan en los índices internacionales, que determinan que el sistema español es bueno, porque, según ha indicado, no se puede decidir que se hace en cada clase de los mas de 28.000 centros que hay en el país. Lo que sí ha defendido es la evaluación, aunque “no para criticar”, sino para que aquellos colegios que están “rezagados” aprendan de otros y puedan hacer reformas.

Para la portavoz de Educación del PSOE, Luz Martínez Seijo, las palabras del ministro no son acertadas y cree que tienen intereses para “echar por tierra” los logros del sistema autonómico en esta materia. A su juicio, la valoración de Méndez de Vigo no tiene en cuenta que el sistema está descentralizado desde hace años y que existen “factores externos” relacionados con cada territorio, que pueden influir en el éxito o no del alumno en sus estudios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.