Dos empresarios han aceptado este lunes un año y medio de prisión cada uno por estafar a otro llevando sus propias terminales de pago (TPV) al local de la víctima.

Los acusados han reconocido los hechos en una vista previa celebrada esta mañana en la Audiencia Provincial de Baleares, en la que sus defensas han llegado a un acuerdo con las acusaciones.

Los acusados, un hombre italiano y una mujer búlgara, indemnizarán a la víctima con 4.000 euros cada uno. De este modo, con el acuerdo de conformidad han rebajado sensiblemente la indemnización que pedía la Fiscalía, de 16.500 euros -correspondientes al 50 por ciento del total facturado en el local de la víctima con esta maniobra-. Además, inicialmente el Ministerio Público pedía cuatro años de cárcel para ambos.

Además, se ha acordado la suspensión de la pena durante tres años, condicionada al pago de la responsabilidad civil y a que los acusados no vuelvan a delinquir en ese plazo.

Los acusados regentaban sendos bares en Punta Ballena (Magaluf) y trasladaron sus TPV al local de la víctima, donde realizaron los cobros a los clientes con dichas terminales durante al menos un mes -entre septiembre y octubre de 2013-.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.