GIRO

El ciclista italiano Enrico Battaglin (LottoNL-Jumbo) se ha impuesto este miércoles en la quinta etapa del Giro de Italia, disputada entre Agrigento y Santa Ninfa (Valle del Belice) sobre 153 kilómetros, logrando el premio tras sus intentos previos y en una jornada sin cambio de líder en la general.

Battaglin fue el más rápido en la llegada imponiéndose a Giovanni Visconti (Bahrain-Merida) y a José Gonçalves (Katusha) en un final trepidante al que se llegó tras una larga recta en subida y un ligero descenso antes de los metros finales donde el italiano logró renacer y volver a ganar.

El italiano del LottoNL-Jumbo, a sus 28 años, logró en Santa Ninfa su tercer triunfo de etapa en el Giro de Italia tras las logradas en 2013 y 2014. No ganaba desde el 24 de mayo de 2014 cuando logró esa decimocuarta etapa de la ronda italiana, con lo que con esta victoria reaparece en la élite profesional después de ser tercero el martes en la cuarta etapa de este Giro.

Precisamente el ganador de la cuarta etapa, el belga Tim Wellens (Lotto Fix All), volvió a desatar las hostilidades en la subida hacia Santa Ninfa e hizo daño en un pelotón muy estirado y de pocas unidades, aunque ello no fuera únicamente debido a la dureza en sí de la rampa y el ataque sino también por una caída a falta de 13 kilómetros.

Se vio involucrado en ella el italiano Domenico Pozzovivo (Bahrain-Merida), que regresó al gran grupo con ayuda de sus compañeros, aunque reservando a Giovanni Visconti para buscar un triunfo de etapa que tuvo cerca, entrando finalmente segundo a meta, con su jefe de filas noveno.

Una caída que sí tuvo consecuencias fue la del colombiano Miguel Ángel López (Astana), quien ya dolorido en su rodilla se salió de la carretera haciendo un recto en una curva y se fue al suelo, a falta de 5,5 kilómetros para la meta, a la que entró con 42 segundos perdidos pese a la ayuda de Luis León Sánchez.

No hubo más problemas en cuanto a tiempo perdido de entre los candidatos a la general, pero sí se vio alejado de las primeras posiciones en la subida previa a la meta a un Chris Froome (Sky) que sufrió más incluso que un Rohan Dennis (BMC) que logró mantener un día más la ‘maglia rosa’ de líder, lograda en la segunda jornada.

La etapa estuvo marcada por una fuga prácticamente desde la salida integrada por Laurent Didier (Trek), Ryan Mullen (Trek), Eugert Zhupa (Wilier Triestina) y Andrea Vendrame (Androni), que aprovechó las tensiones entre sus compañeros para irse en solitario y aguantar el tipo hasta casi 2 kilómetros de la meta.

Para este jueves llega el primer gran atractivo del Giro de Italia, con la sexta etapa llegando al Observatorio Astrofísico del volcán Etna 164 kilómetros después de la salida en Caltanissetta. Serán 15 kilómetros de ascensión inédita en el Giro con una pendiente máxima del 16% y al que se llegará tras una primera parte de etapa dura con carreteras reviradas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.