La ex consellera de Transparencia, Cultura y Deportes, Ruth Mateu, ha defendido este miércoles que los contratos de su departamento con empresas del ex jefe de campaña de MÉS, Jaume Garau, se hicieron “correctamente” y que de hecho han sido “útiles” para la administración.

Así se ha expresado en declaraciones a los medios tras comparecer durante aproximadamente media hora ante el titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Palma, Enrique Morell, en relación al caso de los contratos de MÉS.

A su salida del Juzgado, la ex consellera ha manifestado que está “tranquila” y que ha contestado a todas las preguntas formuladas por el juez, la Fiscalía y los abogados presentes.

Mateu ha sostenido que su Conselleria podía hacer dos contratos menores porque eran independientes entre sí y que no se “pidió” contratar a una empresa determinada, pero que tampoco se se podía “vetar” a ninguna. “No estaríamos cumpliendo con la ley si vetásemos a nadie”, ha argumentado.

Para Mateu, de todo este asunto “se ha hecho una bola” y su dimisión “la ha hecho todavía más grande”. Ha mantenido que “no es cierto” que la empresa encargada de las encuestas tenga “nada que ver con Garau”, y que “el informe que pidieron Fiscalía y el juez así lo demuestra”.

La ex consellera ha reconocido que el contrato adjudicado desde el Institut d’Estudis Baleàrics sí fue con una empresa de Garau pero se ha desvinculado de la tramitación. “Yo como consellera no entraba en los detalles de cómo se contrataban cuestiones inferiores a 500.000 euros”, ha dicho.

Por todo ello, ha explicado que ante el juez ha defendido que “el objeto de los contratos era diferente” y que por este motivo “se podían hacer dos contrataciones menores”.

Mateu también ha indicado a los periodistas que Garau es un “conocido” pero que no mantienen una “relación propiamente de amistad”.

‘CASO CONTRATOS’

La Fiscalía abrió en abril del año pasado diligencias de investigación penal para el esclarecimiento de los contratos realizados entre empresas del entorno del ex jefe de campaña de MÉS y el Govern.

El Ministerio Fiscal presentó una querella por posibles delitos de prevaricación y tráfico de influencias, tras inspeccionar los contratos adjudicados a Garau para la realización de estudios por varias Consellerias dirigidas por cargos políticos de MÉS, mediante un procedimiento negociado sin publicidad. En total, los contratos incluidos en la querella suman un importe aproximado de 127.000 euros.

La Fiscalía excusa al ex director gerente de la ATB de “favorecer arbitrariamente” al ex jefe de campaña de MÉS, Jaume Garau, fraccionando un contrato mayor. La Fiscalía sostiene que había una única unidad operativa y funcional en el barómetro encargado desde la Conselleria de Turismo pero los querellados “acudieron al fraccionamiento del contrato, expresamente prohibido por la legislación administrativa”.

Respecto a Cultura, Anticorrupción apunta que tres contratos adjudicados desde la Conselleria tenían por objeto la misma prestación de servicios y constituían una unidad operativa y funcional, por lo que debían haber sido objeto de un solo contrato sin adjudicación directa. Sin embargo, Anticorrupción asegura que se fraccionaron para eludir la legalidad administrativa.

Tras conocerse los contratos, Mateu presentó su dimisión en marzo de 2017 “para dar ejemplo” y defendió entonces que no había cometido “ninguna irregularidad”. Después de esta dimisión MÉS per Menorca decidió salir del Govern.

En octubre, una vez admitida a trámite la querella de la Fiscalía, el Govern autorizó a la Dirección de la Abogacía de la Comunidad Autónoma que se personase, y si lo consideraba necesario que ejerciera la acusación particular en nombre de la Administración autonómica.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.