Foto: Reuters

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha asegurado este viernes que la sustancia tóxica identificada por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en su informe sobre el envenenamiento de el exespía Sergei Skripal y su hija no esta prohibida por la Convención de Armas Químicas.

La OPAQ divulgó el jueves un informe en el que confirmó la versión dada por las autoridades británicas sobre este caso. Skripal y su hija, Yulia, fueron hallados inconscientes en la ciudad inglesa de Salisbury después de estar expuestos a un agente nervioso que Londres ha identificado como Novichok, de fabricación soviética.

Lavrov ha afirmado este viernes que la OPAQ “ha confirmado únicamente la composición de la sustancia” y ha aludido a la versión clasificada del informe, que “contiene una larga fórmula química, nada de nombres literarios”, según la agencia de noticias oficial Sputnik.

El informe, ha añadido Lavrov, “solo dice que la sustancia no figura entre las enumeradas en la Convención sobre las Armas Químicas y acerca de las cuales los Estados parte deben informar”.

El jefe de la diplomacia rusa ha explicado que su Gobierno está “examinando a fondo el documento”, ya que “contiene detalles muy interesantes”, y ha prometido que Moscú intentará divulgar sus propias conclusiones “en un futuro inmediato”, sin entrar en más detalles.

Moscú considera que los investigadores tampoco han podido determinar de forma clara el origen de la sustancia, a pesar de que Londres ha señalado sin tapujos a las autoridades rusas. “Solo Rusia tiene los medios, los motivos y el historial”, recalcó el jueves el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, para quien “no hay otra explicación alternativa”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.