Las cámaras de seguridad de un bar han permitido la captura de un individuo que abandonó el local tras sustraer un bolso a una joven en el que, entre otras cosas, había un iPhone 7.

El robo se ha producido esta madrugada en un conocido local del Paseo Marítimo. Sobre las tres de la madrugada se dio aviso a la Policía Local de que habían sustraído un bolso a una de las clientes en cuyo interior tenía su documentación, algo de dinero (20 euros), sus tarjetas de crédito y un iPhone7.

Una patrulla de la Policía se personó a los pocos minutos y, tras revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad, se comprobó que el ladrón había abandonado ya el local.

Sin embargo, desde el servicio de seguridad del bar informaron a los agentes de que el sospechoso había entrado en el lugar con varios amigos y que estos, permanecían todavía en el recinto.

Así, los agentes contactaron con estos y les explicaron lo ocurrido. Ante la tesitura de verse imputados como encubridores, uno de ellos acabó por llamar al amigo y preguntarle donde estaba a fin de reunirse con él.

Resultó que el tipo estaba en un Punt de Joc de la calle Archiduque y hasta allí se desplazó otra patrulla de la Policía Local que logró localizar al presunto caco quien, al ser preguntado por el iPhone que portaba encima dio diversas versiones: primero, que era de su propiedad aunque al no poder ponerlo en marcha cuando se le requirió para ello, cambió su versión y aseguró que lo “había comprado a un moro”.

Finalmente, los agentes le explicaron que había una grabación en el que se veía claramente como robaba el bolso, a lo que ya no pudo esgrimir argumento alguno, por lo que fue detenido.

El resto de cosas sustraídas, sin embargo, no ha podido ser localizadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.