EP

El ex director del IEB, Josep Ramon Cerdà, ha negado este miércoles que hubiera fraccionamiento en los contratos de Cultura con empresas del ex responsable de campaña de MÉS, Jaume Garau, y ha defendido que los contratos tenían objetos independientes entre sí.

Así lo ha expuesto ante el titular del Juzgado de Instrucción número 9, el juez Enrique Morell, que le ha citado como investigado. Le ha tomado declaración durante casi una hora.

Según ha explicado Cerdà en declaraciones a los medios, él escogió la empresa ganadora en base a la oferta económica, pero la decisión de invitar a las tres empresas seleccionadas fue de la Dirección General de Cultura.

En este sentido, ha apuntado que él desconocía que más de una de las sociedades estaba vinculada con Garau y sólo relacionaba con el nombre del ex jefe de campaña de MÉS a la empresa Regio Plus. “En el momento que se adjudicó el contrato, no sabía que CPC tenía nada que ver con Jaume Garau”, ha señalado.

Cerdà ha añadido que supo que la empresa era de Garau después de la presentación del estudio, pero que no le dio importancia porque era “una empresa como cualquier otra” que ha contratado con diferentes administraciones, también con instituciones gestionadas por el PP. “Era una empresa competente especializada en este tipo de estudios”, ha argumentado.

Cerdà ha explicado que los contratos eran para dos estudios, uno de hábitos de consumo cultural y otro de impacto económico de la cultura de Baleares.

Según ha dicho, las encuestas que hizo la Dirección General “aportaron a estos estudios pero no eran imprescindibles” y se trataba de “objetos diferentes”. También ha resaltado que es un procedimiento común en otras administraciones públicas encargar encuestas y estudios por separado.

Además, todo era “como fuente del Plan de Cultura” que actualmente sigue en desarrollo.

A preguntas de los medios, el ex director del IEB ha mantenido que no tiene ningún tipo de amistad con Jaume Garau y que de hecho sólo han coincidido una vez.

Cerdà cesó en el cargo automáticamente con la dimisión de la ex consellera de Transparencia, Cultura y Deportes, Ruth Mateu, de quien dependía orgánicamente. Preguntado si cree que su cese fue “injusto”, el ex director del IEB ha manifestado que cree que se ha “montado” una “gran bola a partir de nada”.

Después de Cerdà declarará la ex consellera Ruth Mateu, que ha llegado a los Juzgados poco antes de las 11.30 horas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.