OPEN DE ESPAÑA

El golfista español Jon Rahm no dudó en valorar de manera positiva la masiva y entregada afluencia de aficionados al Open de España, a pesar de momentos de “frustración” o “enfado”, como este viernes cuando mandó al agua la bola en el hoyo 12, una segunda jornada que, pese a perder impulso, le mantiene en la pelea por el título en el Centro Nacional de Golf de Madrid.

“Yo creo que el Centro Nacional no está preparado para tanta gente (risas). El límite del aforo va a estar muy justo mañana y pasado mañana. Siempre viene bien, aunque haya veces que nos frustremos o que nos enfademos. Que la gente te apoye siempre te va a ayudar. Ha habido momentos, como yendo del 12 al 13, en los que no estaba contento por haber hecho un ‘doble bogey’ con lo bien que estaba jugando y siempre ayuda el apoyo de la gente”, afirmó.

El favorito local cedió terreno con el líder Paul Dunne, a cuatro golpes. “Ha sido un buen día. Estoy sorprendido de haberle dado tan bien desde el tee y, sobre todo, con los hierros, aunque es un poco frustrante el hecho de no meter putts. He hecho -4 habiendo fallado todos los putts que he fallado, pero esto es golf y son cosas que pasan”, indicó.

El vasco, que llegó a la cita española tras su cuarto puesto en el Masters de Augusta, reconoció estar con confianza pese a ese traspiés en el 12. “Es bueno que le esté dando de tee a green tan bien como le estoy dando, porque eso quiere decir que lo único que falta es meter putts, y de tee a green es lo que más se puede controlar. No he metido putts en los dos primeros días, pero si lo hago durante el fin de semana seguro que a los líderes les doy un susto”, apuntó.

“El golpe del 12 lo he fallado tres metros más a la derecha de lo que quería. Me ha sorprendido que, con la cuesta como estaba, que acabase en el camino. Pensaba que iba a bajar casi a calle y tener un golpe parecido al de ayer, pero se ha quedado en una zona muy mala. El dropaje, cuesta abajo, complicado. Quería pegarla derecha y al final las manos se me han disparado. Ha sido un poco fallo mental, el único que he tenido en toda la semana”, explicó.

Rahm se rehizo en la recta final con dos ‘birdies’, rozando el golpe del torneo en el 18. “Cuando veía volar la bola del 18, pensaba que iba a estar a la izquierda de bandera, pero la he acabado pegando, no sé a qué altura, pero se hubiese quedado a una distancia parecida. Una pena que no haya entrado, pero es una buena manera de acabar el día”, finalizó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.