Foto: Reuters

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, ha afirmado este miércoles que el Gobierno sirio es responsable del retraso en la llegada de los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) al lugar del presunto ataque con armas químicas perpetrado el 7 de abril en la localidad de Duma.

“Somos muy conscientes de los retrasos que el régimen ha impuesto a esa delegación, pero también somos muy conscientes de cómo actuaron en el pasado y lo que hicieron usando armas químicas”, ha dicho.

“En otras palabras, usar la pausa tras un bombardeo como ese para intentar limpiar las pruebas antes de que llegue el equipo de investigación. Es desafortunado que vayan con retraso”, ha remachado.

El director general de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, ha denunciado este mismo miércoles que el equipo de seguridad de la ONU desplegado en Duma sufrió el martes un tiroteo, lo que ha llevado a suspender la visita del equipo de inspectores que iba a llegar este miércoles para revisar el lugar del ataque.

Uzumcu ha trasladado este mensaje en una reunión celebrada este miércoles en la sede de la OPAQ, donde ha dejado claro que el equipo de seguridad se vio obligado a retirarse, provocando el aplazamiento de la visita de los inspectores prevista para el miércoles.

La OPAQ tiene previsto revisar el lugar del ataque con supuestas armas químicas que el 7 de abril acabó con la vida de unas 70 personas. El Gobierno de Estados Unidos ha culpado al régimen que preside Bashar al Assad por el ataque, pero tanto el Ejecutivo de Siria como el ruso han negado cualquier responsabilidad y, de hecho, han argumentado que ese ataque químico es un “montaje” y nunca tuvo lugar.

Los inspectores de la OPAQ llegaron a Damasco el pasado fin de semana para inspeccionar el lugar del ataque con supuestas armas químicas pero todavía no han podido acceder hasta allí. Estados Unidos ha manifestado su temor ante la posibilidad de que el régimen que preside Bashar al Assad haya destruido pruebas del ataque químico.

El martes, el embajador de Siria ante la ONU, Bashar Yaafari, aseguró que un equipo de seguridad de Naciones Unidas accedió ese día a Duma antes de la visita prevista de los inspectores de la OPAQ y señaló que los inspectores accederían al lugar del ataque si las condiciones de seguridad lo permiten.

Por su parte, el jefe de la organización de rescate ‘Cascos Blancos’, Raed Salé, ha relatado que ha facilitado a los inspectores de la OPAQ una lista con los lugares en los que fueron enterradas las personas que murieron por el ataque químico.

El equipo de la OPAQ buscará pruebas tomando muestras sobre el terreno, con entrevistas a testigos, y recogiendo muestras de sangre y orina y restos del armamento empleado. Sin embargo, más de una semana después del ataque, podría ser complicado encontrar pruebas de lo sucedido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.