Las autoridades de Uganda han anunciado que están investigando a dos empresas por la venta de presuntas vacunas falsas para la hepatitis B a diversas clínicas privadas del país.

El Ministerio de Sanidad ha indicado que las vacunas podrían ser auténticas, pero robadas de instalaciones públicas, tras lo que se habrían cambiado las etiquetas de las mismas, según ha informado el diario local ‘New Vision’.

Así, ha desvelado que las investigaciones de mercado llevadas a cabo por el Ministerio revelaron irregularidades en vacunas de las empresas Kumate Diagnostics Ltd Kampala y Forever Green Enterprises.

Sarah Opendi, viceministra de Sanidad a cargo de Asuntos Generales, ha afirmado que Kumate es propiedad de dos personas que no cuentan con licencia para la venta de vacunas, mientras que Forever Green directamente no existe.

Posteriormente, se descubrió que un total de ocho instituciones médicas habían comprado las vacunas para la hepatitis B a las citadas empresas y otras compañías con direcciones falsas.

“Las vacunas podrían ser auténticas. En las que tenemos en nuestras manos parece que se quitó las palabras ‘Gobierno de Uganda / Prohibida su venta'”, ha indicado Opendi. “Podrían haber sido robadas de hospitales gubernamentales y vendidas a las clínicas”, ha agregado.

Opendi ha recalcado que un total de tres personas han sido detenidas en el marco de las investigaciones y ha pedido a la población que se vacunen en centros con licencia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.