Foto: Reuters

Miles de personas se han manifestado este miércoles en la capital de Francia, París, para condenar el asesinato de Mireille Knoll, una superviviente del Holocausto de 85 años de edad que fue asesinada a puñaladas la semana pasada en su vivienda.

Las autoridades francesas han apuntado a una motivación religiosa en el asesinato y el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia convocó protestas por la paz en varias localidades del país, siendo la de París la que ha contado con una mayor participación.

El presidente del CRIF, Francis Kalifat, dijo antes de la marcha que no quería ver en la misma a representantes políticos de los partidos de extrema derecha y extrema izquierda.

Sin embargo, el hijo de Knoll, Daniel Knoll, declaró que “abría su corazón” y que cualquier persona que quisiera podía participar en la marcha en honor a su madre, según ha informado el diario local ‘Le Monde’.

Pese a ello, los líderes de Francis Insumisa y el Frente Nacional, Jean-Luc Melenchon y Marine Le Pen, respectivamente, han tenido que abandonar la marcha después de ser abucheados por algunos de los presentes.

Previamente, el presidente del país, Emmanuel Macron, había participado en el funeral de Knoll “a título personal y para apoyar a la familia”, según el Elíseo.

Las autoridades de Francia anunciaron el martes la detención de dos personas en el marco de las investigaciones por el asesinato.

Knoll se fugó en 1942 junto a su madre de la redada en el Velódromo de Invierno contra los judíos, la mayor persecución llevada a cabo en Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

Francia es el país de Europa con mayor población judía, 400.000 personas en total, comunidad que se ha quejado durante años del aumento de crímenes antisemitas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.