Foto: Reuters

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, ha sido sujeta este jueves a una investigación formal bajo la sospecha de difundir imágenes violentas por una serie de mensajes que publicó en Twitter mostrando la violencia del grupo terrorista Estado Islámico, según una fuente judicial.

La investigación tiene que ver con tres imágenes gráficas de ejecuciones de Estado Islámico que la líder ultraderechista publicó en su cuenta en la citada red social en diciembre de 2015, incluida la decapitación del periodista estadounidense James Foley.

“Si están intentando silenciarme, no lo van a lograr”, ha declarado Le Pen a la cadena LCI, en su primera reacción tras la apertura formal del caso, que no implica necesariamente que la dirigente del Frente Nacional termine sentada en el banquillo.

Le Pen, que ha denunciado “interferencia política” en el caso, publicó los mensajes en respuesta a las afirmaciones de un periodista que había vinculado a su partido con Estado Islámico. En respuesta, la dirigente política publicó las fotos con el mensaje: “Estado Islámico es esto”.

Según destaca el diario ‘Libération’, el delito de “difusión de imágenes violentas” es punible en Francia con hasta 3 años de prisión y 75.000 euros de multa.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.