Foto: Reuters

Al menos 130 personas han muerto y otras 658 han resultado heridas por las minas y artefactos explosivos que siguen diseminados en la ciudad siria de Raqqa pese a su liberación del grupo terrorista Estado Islámico el pasado 17 de octubre, según los últimos datos publicados por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Según este organismo, desde principios de 2018 se han producido entre 20 y 25 incidentes con heridos de media a la semana en Raqqa, mientras que el número de niños, especialmente varones, entre las víctimas ha aumentado en febrero. Esto podría explicarse, según la OCHA, por el tiempo más cálido y un aumento en el número de niños que juegan en las calles, entre los escombros y otras zonas que no son seguras.

Hasta el 12 de marzo, la OCHA había contabilizado el retorno de unos 95.000 civiles a Raqqa desde octubre y las autoridades locales creen que los retornos continuarán pese a que sigue habiendo una presencia elevada de artefactos sin explotar y minas y a que los servicios siguen siendo limitados.

Así, habría solo una pequeña clínica y una maternidad que ofrecen atención sanitaria limitada dentro de la ciudad, que no son capaces de hacer frente a las crecientes necesidades en materia de salud que hay en Raqqa. Según la OCHA, el restablecimiento de los hospitales llevará tiempo, por lo que por ahora es prioritario poder ofrecer servicios básicos de salud en aquellos barrios donde hay una creciente población retornada.

Otra de las principales necesidades para aquellos que retornan es el acceso a agua potable, para lo que se está procediendo al reparto mediante camiones cisterna en los barrios del oeste de la ciudad, pero existe el temor en que el agua que se distribuye mediante cauces informales que no están controlados por organizaciones humanitarias podría no ser apta para su consumo.

Así las cosas, la OCHA ha informado de que hay una misión humanitaria de la ONU a la espera de recibir la autorización del Gobierno que dirige Bashar al Assad para desplegarse de forma inmediata a Raqqa con el fin de realizar una evaluación de la seguridad y las necesidades en la ciudad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.