La Guardia Civil, en una operación desarrollada en Mallorca, ha detenido a 34 personas e investigado a otras 3 integrantes una organización delictiva compuesta por dos clanes dedicados a la elaboración y tráfico de drogas en la capital balear, así como al blanqueo de capitales.

Se han llevado a cabo simultáneamente 28 registros en sus respectivos domicilios (22 en Palma, 2 en Marratxí, 1 en Inca, 1 en Algaida, 1 en Selva y otro en Felanitx) en los que, además de practicarse las detenciones de los miembros de esta organización delictiva, se han asegurado las pruebas contra éstos que se pudieran encontrar en el interior de los domicilios fijados como objetivos de la investigación.

En esta operación se han desmantelado 10 plantaciones de marihuana perfectamente estructuradas y equipadas para la máxima producción de droga. Se han incautado 10 kilos de marihuana en forma de cogollos listos para su dosificación y venta, diversas cantidades de hachís, cocaína y MDMA dispuestas para el menudeo en los puntos de venta de ambos clanes. A ello se añade la intervención de 60.000 euros en metálico, numerosos aparatos electrónicos y electrodomésticos de alta gama. En los registros se han hallado varias armas blancas y de fuego, que están siendo analizadas por si hubieran sido usadas en algún ilícito aún por esclarecer.

Se ha contado con la colaboración de operarios de GESA-Endesa, puesto que todos los domicilios que eran usados para cultivar la marihuana estaban enganchados ilegalmente a la red eléctrica. Por parte de la empresa suministradora se está cuantificando el perjuicio causado, así como evaluando el riesgo que suponían las instalaciones eléctricas montadas sin medidas de seguridad de ningún tipo.

En los últimos años se ha observado una proliferación de plantaciones de marihuana y puntos de venta de sustancias estupefacientes. Este hecho provoca una gran alarma social y molestias a la ciudadanía por el constante tránsito de personas a dichos puntos, constantes cortes de suministro eléctrico donde éstas se encuentran ubicadas y, a su vez, genera una inseguridad ciudadana en las zonas donde estos puntos están establecidos con el aumento de la comisión de otro tipo de delitos, principalmente contra el patrimonio o contra las personas.

La importancia de la explotación de esta nueva operación de la Guardia Civil es el cierre de 17 puntos de venta de droga muy activos que los miembros de la organización ahora desarticulada habían establecido en diferentes lugares de Palma con el fin de atribuirse en exclusiva la distribución de las sustancias estupefacientes en la capital.

En las detenciones y registros han participado guardias civiles de diferentes unidades y especialidades de Mallorca, apoyados por efectivos pertenecientes a los Grupos de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil de Valencia y Sevilla desplazados a la isla para ello.
Para más información pueden ponerse en contacto con la Oficina Periférica de

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.