El Juzgado Penal 25 de Barcelona ha condenado al joven que dio una patada a una mujer en la avenida Diagonal de Barcelona en 2015 y al compañero que lo grabó a las respectivas penas de un año y medio de cárcel y de un año, que el tribunal ha suspendido bajo la condición de no reincidir y de hacer dos cursos de derechos humanos.

Mario G.M., de Talavera de la Reina (Toledo), y Álvaro G.M., de Huelva, deberán ir a un curso de diversidad por razón de género y a otro de prevención de comportamientos violentos –por la “naturaleza violenta y al componente humillante y vejatorio” de su actuación, según el fiscal–, y no podrán acercarse a la víctima a menos de un kilómetro ni comunicarse con ella, tampoco por teléfono ni redes sociales.

En la vista de este miércoles en el Juzgado Penal, se ha alcanzado un pacto de conformidad entre las defensas y las acusaciones del Ministerio Fiscal, la acusación particular y las dos acusaciones populares ejercidas por Dones Juristes y la Asociación Nacional de Afectados por Internet y Nuevas Tecnologías.

Los acusados se han declarado culpables durante la vista y han aceptado la condena a penas de prisión, así como a indemnizar a la víctima con 48.000 euros (40.000 por daños morales y 8.000 por las lesiones), un dinero que ya consignaron en el juzgado, donde ingresaron 60.000 euros en julio de 2017.

Los jóvenes han sido condenados como coautores de delitos contra la integridad moral y lesiones, con un agravante de alevosía y discriminación por sexo, y atenuante de reparación del daño, y además la juez ha acordado la retirada del vídeo de Internet y las redes sociales.

En la sentencia dictada ‘in voce’, y que ya es firme, se ha tenido en cuenta que la viralización del vídeo “tuvo un gran impacto en la víctima y en el resto de mujeres” en el espacio público.

La madrugada del 22 de febrero de 2015, el acusado golpeó a G.N.S. por la espalda, haciéndole caer al suelo y provocándole un esguince, sendos hematomas en la rodilla y muñeca izquierdas, y dolor cervical, que le mantuvo 75 días de baja.

678.000 VISUALIZACIONES

Además los dos amigos lo grabaron en vídeo y lo compartieron en un grupo de Whatsapp, y después llegó a las redes sociales y Youtube, una plataforma en que el vídeo ya tiene más de 678.000 visualizaciones.

Según el escrito del fiscal, el acusado “contó marcha atrás con los dedos de su mano y acto seguido emprendió veloz carrera, directa hacia las jóvenes, propinando por la espalda y sin posibilidad de reacción por parte de ninguna de ella, una brutal patada, inclinando para ello su pierna para disponer de más fuerza y poder impactar con más energía, en el tobillo derecho de N.G.S.”.

Esta patada, según la acusación pública, provocó que cayera derrumbada fulgurantemente al suelo; “todo ello entre carcajadas”, mientras su amigo lo grabó en vídeo.

VALORACIONES

La abogada de la acusación popular ejercida por Dones Juristes, Laia Serra, ha declarado ante los medios que están muy satisfechas con la sentencia porque es un caso “estratégico”, y ha destacado que no solo se condena por lesiones sino por vejaciones con agravante de alevosía y discriminación por razón de sexo.

Ha aplaudido que la sentencia reconozca las violencias hacia la mujer como un componente discriminatorio “y sobre todo violencias cometidas en el espacio público que tienen un efecto de alejar y generar inseguridad a todas las mujeres en la vida cotidiana en las calles”.

La abogada de la acusación particular, María Teresa Villanueva, ha destacado que “se condene una actitud totalmente humillante y vejatoria” y que se haya hecho hincapié en que sufrió esta actuación por el hecho de ser mujer, y a preguntas de los periodistas, ha explicado que los acusados les han hecho llegar una petición de perdón aunque no se han visto personalmente con la víctima.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.