Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro personas como presuntos autores de trece robos con violencia e intimidación cometidos entre el 29 de enero y el 19 de marzo.

Los detenidos tres hombres y una mujer sin antecedentes policiales se conocían de pertenecer al mismo club deportivo y de tener una misma adición, el juego, por lo que decidieron obtener de forma ilícita dinero para sufragar sus gastos.

La investigación se inicia el día 29 de enero al recibirse en el Grupo de Atracos denuncia por parte de una empleada de una farmacia de la barriada de Can Pastilla, en la cual narra cómo sobre las 20:40 horas, un individuo encapuchado accede a dicha farmacia, totalmente cubierto con pasamontañas, esgrimiendo una pistola y sustrayendo unos 300 euros.

Posteriormente a este hecho, se produjeron diferentes atracos cuyo modus operandi guardaba similitudes con el primero, un supermercado donde se llevaron 270 € y una farmacia en la que se llevaron 450 €.

El día 10 de febrero , dos individuos entraron en un salón de juegos sobre las 18:00 horas, sustrayendo 1.260 €.

El día 12 del mismo mes, un ciudadano denunció haber sido víctima en el parking de su casa de un asalto por parte de dos individuos, que tras esgrimir una pistola le sustrajeron 2.800 €.

El día 3 de marzo la empleada de una farmacia del Arenal, sufrió un atraco, perpetrado por un individuo que tras esgrimir una pistola e intimidarla, le sustrajo 800 euros. Al autor le esperaba otro individuo a bordo de un vehículo en las inmediaciones de la farmacia.

Al día siguiente en la misma zona que el anterior atraco, una mujer cuando caminaba por la calle, fue abordada por un individuo el cual tras esgrimir lo que según ella parecía un cuchillo, la intimidó y le sustrajo un teléfono móvil, 20 euros y otros efectos personales, pudiendo observar que al autor le esperaba otro individuo a bordo de un vehículo.

Este mismo día una empleada de la Gasolinera cercana al Arenal, cuando se disponía a ingresar el dinero de la recaudación en el banco, fue abordada por un individuo que tras bajar de un vehículo, esgrimió una pistola y la amenazó exigiéndole el dinero que llevaba. Esta comenzó a gritar y ante el temor de que acudieran otras personas al lugar, el asaltante se dio a la fuga en un vehículo en el cual le esperaba un segundo individuo.

El día 14 de marzo, dos empleados de una gasolinera a las afueras de Palma, denunciaban que sobre las 22 horas, cuando se encontraban cerrando el establecimiento, se personaron tres individuos, los cuales ocultaban sus rostros, uno de ellos esgrimiendo una pistola, otro un bate de beisbol y el tercero al parecer desarmado, les obligaron a tumbarse en el suelo y a entregarle sus efectos.

Tres días más tarde, el 17 de marzo, la empleada de un supermercado denunció que un individuo con la cara cubierta, accede al local esgrimiendo una pistola y tras amenazarla sustrae 500 euros.

Ese mismo día una pareja entra en una farmacia, intimidando a su empleada con una pistola para que le entregase el dinero de la caja, no llegando a sustraer nada al indicarle la empleada que el dinero está bajo un sistema de seguridad que ella no podía manipular.

Finalmente el día 19 de marzo, fueron objeto de dos atracos, una panadería a las 7 de la mañana, a la que accedió al local un individuo blandiendo una pistola, el cual desistió ante los gritos de la empleada, y sobre las 22 horas una farmacia que fue asaltada por un individuo que blandía una pistola, y que finalmente se llevó 60 €.

Dispositivo policial que culmina con la detención de los atracadores

Ante la voracidad de los hechos, se estableció un dispositivo especial por parte de agentes del Grupo de Atracos y de la Comisaría de Playa de Palma con la colaboración de las distintas unidades de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, para identificar y detectar a los autores de los robos.

Así la noche del día 21 de marzo, dos patrullas de la Comisaría de Playa de Palma, en labores de prevención de la delincuencia, interceptaron en la calle Tramuntana a un vehículo, ocupada por dos varones, que había realizado una maniobra extraña. Como quiera que tenían conocimiento que por parte del Grupo de Atracos se estaba investigando varios hechos delictivos y que los autores podían viajar en un vehículo de similares características, extremaron las medidas de seguridad y tras efectuar un registro superficial, encontraron unas prendas que coincidían con las utilizadas en los distintos atracos. Acto seguido procedieron a ponerse en contacto con agentes del Grupo de Atracos, quienes tras revisar con detalle los efectos intervenidos, se percataron de que efectivamente las prendas que llevaban en el vehículo coinciden plenamente con las utilizadas en los hechos que estaban investigando, por lo que se procedió a la detención de ambos individuos, localizándose dos pistolas detonadoras, una pistola taser y varios pasamontañas que los dos detenidos tenían escondidos en un garaje.

Finalmente en la mañana del día 23 se procedía a la detención de un hombre y una mujer por su implicación en los atracos.

Un décimo cuarto atraco en Llucmajor

Por las investigaciones realizadas, se tuvo conocimiento que la Guardia Civil estaba investigando un hecho similar en el término municipal de Llucmajor, perpetrado en una farmacia el día 5 de marzo y que coincidían tanto características físicas como su modus operandi con dos de los detenidos, por lo que tras contactar con los mismos y tras las oportunas diligencias de comprobación, el citado Cuerpo procedió a imputarles un nuevo atraco.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.