@CDRCATOFICIAL

Centenares de personas están concentradas este domingo por la tarde ante la sede de la Subdelegación del Gobierno en Girona, donde a media mañana habían empezado a movilizarse activistas convocados por los Comitès de Defensa de la República (CDR) y la organización juvenil La Forja.

A mediodía, medio centenar de personas ya protestaban por el encarcelamiento de dirigentes independentistas y por la detención del expresidente Carles Puigdemont.

Esos primeros activistas llevaron ‘esteladas’ y una pancarta con el lema ‘Som República’, pintaron la fachada del edificio de amarillo –el color con el que piden la libertad de los dirigentes soberanistas–, escribieron la palabra ‘Llibertat’, lanzaron un bote de humo rojo en la calle, tiraron huevos, y la bandera española desapareció de su mástil.

Ya por la tarde se ha añadido el colectivo Girona Vota, y el número de concentrados ha ido aumentando y se ha llegado a cortar la céntrica Gran Via de Jaume I –junto a la Subdelegación–, que a las 18.30 sigue cortada.

Carles Puigdemont fue alcalde de Girona desde 2011 hasta 2016, antes de presidir la Generalitat.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.