Foto: Europa Press

La llegada del cónsul de Senegal, Mouctar Belal BA, y otros representantes de la delegación de este país en Madrid a la plaza Nelson Mandela, en Lavapiés, ha provocado una serie de altercados entre compatriotas que han recriminado a los diplomáticos que no salieran ayer en su defensa pese a habérselo solicitado tras el fallecimiento de un mantero de un infarto.

Pasadas las 12.30 horas, el cónsul ha llegado a la plaza para interesarse sobre la situación de estos ciudadanos, vecinos de la zona, que llevaban concentrados desde las 9 horas en la zona en protesta por la muerte de este ciudadano senegalés cuyas circunstancias se están investigando.

La presencia de la delegación diplomática no ha sido bien recibida por sus compatriotas, que han censurado la tardanza en presentarse en el barrio, primero con gritos y reproches y posteriormente, con empujones violentos, lo que han provocado escenas de tensión, que han llegado a tal punto que el cónsul ha tenido que refugiarse en un establecimiento cercano ante el riesgo de agredido.

Otro de los momentos con más tensión se ha producido cuando un vehículo con matrícula diplomática ha acudido a la zona, que ha recibido golpes por parte de algunos integrantes del grupo de senegales que estaba concentrado.

Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional se encuentran ya en la zona para tratar de rebajar la tensión y están animando a estos ciudadanos a que abandonen el sitio y se calmen. No obstante, aún no ha sido posible y han sido increpados con gritos de “fuera, fuera” y gestos de que se marcharan.

Uno de los ciudadanos senegaleses ha explicado a los medios de comunicación presentes que no quieren “recibir” a los representantes del consulado porque aseguran que ayer les llamaron y no les “hicieron caso”. “No vinieron a defendernos y están para eso”, ha añadido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.