Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido de que su Gobierno pasaría a la “fase dos” si las sanciones contra Corea del Norte no funcionan, aunque ha evitado aludir directamente a un potencial ataque militar contra el régimen de Kim Jong Un.

“No creo que vaya a jugar exactamente esa carta, pero habrá que verlo. Si las sanciones no funcionan, tendremos que pasar a fase dos”, ha dicho Trump ante los periodistas, durante una comparecencia junto al primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull.

La ‘fase dos’, ha proseguido, “sería algo muy duro que podría ser muy, muy desafortunado para el mundo”. “Confío en que las sanciones funcionen”, ha apostillado el mandatario norteamericano.

El Departamento del Tesoro precisamente ha anunciado este viernes “las mayores sanciones contra Corea del Norte hasta la fecha” que se dirigen contra una persona, 27 empresas y 28 buques con bandera norcoreano o de otros países aliados y que tienen como objetivo cortar los lazos comerciales del régimen de Kim Jong Un.

Estados Unidos pretende acabar con “todas las vías ilícitas utilizadas por Corea del Norte para evadir las sanciones, incluidas acciones decisivas para bloquear los barcos, las navieras y las empresas del resto del mundo que trabajan en nombre de Corea del Norte”, ha advertido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

“Esto reducirá significativamente la capacidad del régimen de Kim para llevar a cabo actividades marítimas evasivas que facilitan el transporte ilegal de carbón, combustible y otros bienes en aguas internacionales”, ha agregado. En este sentido, ha recordado que Trump “ha dejado claro a la empresas de todo el mundo que, si eligen ayudar a las ambiciones nucleares de Corea del Norte, no harán negocios en Estados Unidos”.

PROPUESTA A LA ONU

La embajadora norteamericana ante la ONU, Nikki Haley, ha presentado ante los otros 14 países miembro del Consejo de Seguridad una terna de entidades que deberían ser incluidas en la ‘lista negra’ internacional por sus relaciones con Pyongyang, con vistas a “cerrar las actividades de contrabando marítimo de Correa del Norte para obtener petróleo y vender carbón”.

“Vamos a aumentar la presión sobre el régimen norcoreano y a utilizar todas las herramientas a nuestra alcance, lo que implica trabajar con nuestros aliados y en el seno de la ONU, para incrementar la presión hasta que Corea del Norte cambie el rumbno”, ha subrayado Haley en un comunicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.