La Policía Local de Palma ha identificado a un hombre muy ebrio que intentó poner en circulación su coche. Su tasa de alcoholemia fue muy significativa, de 1,35, más de cinco veces mayor de lo permitido. No ha sido detenido, pero se le acusa de un delito contra la seguridad vial.

Los hechos tuvieron lugar en la calle Arxiduc Lluís Salvador el miércoles a las 16:20. Un mecánico que trabajaba en un taller vio por la calle a un hombre dando tumbos, iba muy borracho. El varón se metió dentro de su coche y empezó a maniobrar de forma muy brusca para sacar el vehículo del aparcamiento. El mecánico se puso delante del turismo y evitó que siguiera.

En ese momento, mantuvieron una discusión y el trabajador aprovechó una distracción para quitar las llaves del contacto. El conductor, identificado como Giorgi, búlgaro nacido en 1981, se quedó medio dormido en el asiento.

Tras esto, llamaron al 092 para que acudiera la Policía. Cuando llegaron los agentes, le hicieron soplar y en la prueba de alcoholemia dio una cifra espectacular, de 1,30. Por tanto, le trasladaron hasta su cuartel de San Ferran, donde le realizaron un segundo control. Allí dio 1,35, una cifra que quintuplica el máximo permitido. No fue detenido, pero sí le identificaron y le acusaron de un delito contra la seguridad vial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.