Imagen de archivo

La Policía Local investiga las circunstancias, cuanto menos “extrañas”, que rodean un supuesto accidente de tráfico ocurrido en Palma y para el cual han sido requeridos esta madrugada.

Los hechos se han iniciado sobre la 1:30 horas cuando una dotación de dicho cuerpo se ha personado en la calle Joan Más de Palma para atender un choque entre un Peugeot y un Nissan y en el que se habían producido heridos.

Así, al llegar al lugar los agentes se han topado con un individuo -al parecer el que ocupaba el asiento de copiloto del Peugeot- tumbado en la calzada y gritando por los fuertes dolores que decía padecer en su pierna izquierda. Igualmente, el resto de ocupantes de este primer vehículo aseguraban tener dolores provocados por un latigazo cervical a raíz del impacto y una de las perjudicadas apenas podía sostenerse en pie.

Según han explicado a los agentes, ellos circulaban por la calle cuando el Nissan, que ha salido desde el aparcamiento de un edificio, les ha golpeado en su puerta derecha.

Lo primero que ha levantado las sospechas de los agentes ha sido que la colisión ha provocado en el Peugeot apenas una ligera rozadura en la puerta y una pequeña abolladura; no siendo por tanto proporcional un resultado tan lesivo con lo que parecía ser, en realidad, el golpe.

También les ha llamado la atención el hecho de que el Peugeot hubiera recibido el golpe en su parte derecha lo que, en todo caso, podría haber herido al copiloto en la pierna derecha pero este se quejaba de dolores en la pierna izquierda. Preguntado al respecto, el hombre no ha sabido que contestar.

La cosa ha resultado aún más sospechosa cuando los agentes han interrogado al conductor del Nissan quien ha dicho que en el momento de impactar abandonaba el aparcamiento del inmueble donde vivía.

Sin embargo, requerido por los agentes para que abriese la puerta del garaje ha contestado que no llevaba las llaves encima y que, en realidad, abandonaba el aparcamiento detrás de otro vehículo de un vecino que salía en ese mismo momento.

Y la versión de los implicados seguía aumentando las sospechas de la Policía cuando estos han comprobado que el Nissan había sido alquilado hacía dos días.

Así, los agentes le han preguntado al conductor si había consumido algún tipo de estupefaciente y él les ha contestado que había fumado “un porrete” para añadir que sabía que no se pueden fumar porros “mientras conduces pero no que estuviera prohibido hacerlo en casa”.

Finalmente, y tras ser sometido a una prueba de consumo de estupefacientes en el que ha dado positivo, ha sido acusado de un delito contra la seguridad vial mientras que el resto de implicados han sido trasladados hasta un centro hospitalario por dos ambulancias.

Las investigaciones continúan ahora para concretar las circunstancias que rodean a todo el siniestro.

 

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.