El grupo parlamentario de Cs necesitaría cinco ausencias en las filas de los partidos independentistas para poder conseguir la presidencia del Parlament, además de los apoyos del PSC y de PP, y el improbable respaldo de CatECP.

Los resultados electorales arrojan una mayoría independentista en el hemiciclo que debería ser suficiente para controlar los puestos directores de la Cámara catalana, pero la situación de algunos de sus miembros –en la cárcel o en Bruselas– podría abrir una rendija a los anhelos de la líder de Cs, Inés Arrimadas, de dirigir el Parlament.

JuntsxCat consiguió en las elecciones 34 diputados y ERC obtuvo 36, que con los 4 diputados de la CUP suman una mayoría independentista de 70 escaños –la mayoría absoluta en el Parlament está en los 68 escaños–.

Con Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Clara Ponsatí, Lluís Puig, Joaquim Forn (JuntsxCat), Oriol Junqueras, Toni Comín y Meritxell Serret (ERC) en prisión o en la capital belga, la mayoría independentista podría reducirse a 62 si éstos no pudieran recoger su acta de diputado.

Cs consiguió ganar las elecciones del 21 de diciembre con 36 diputados, lo que sumado a los escaños del PSC (17) y a los de PP (4) forman un bloque constitucionalista de 57 diputados en la Cámara.

En el caso de que los 8 diputados de los ‘comuns’ dieran apoyo a este bloque, Arrimadas sumaría 65 diputados a su causa de impedir de forma “urgente” que los independentistas vuelvan a tener la Presidencia del Parlament.

Si se confirmaran estas al menos cinco ausencias independentistas en la Cámara catalana, el bloque independentista sumaría 65 diputados y el resto 65.

SISTEMA DE ELECCIÓN

En el pleno para conformar el hemiciclo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha convocado para el 17 de enero en aplicación del artículo 155 de la Constitución, los diputados escogerán al presidente de la Cámara escribiendo cada uno un nombre en una papeleta y obtendrá el cargo el que consiga la mayoría absoluta.

Según el reglamento del Parlament, si nadie lo consigue, se tendrá que repetir la votación entre los dos diputados que más se hayan acercado a esa mayoría, siendo escogido el que obtenga más votos.

En caso de empate, se vuelve a repetir el proceso y si la paridad persiste después de cuatro votaciones, se considera elegido al candidato del grupo parlamentario que tenga más diputados, que en este caso sería el de Cs.

Con todo, este supuesto se antoja improbable atendiendo a la campaña que hizo en líder de los ‘comuns’, Xavier Domènech, que afirmó con rotundidad que no apoyaría a ningún Govern encabezado por Arrimdas ni por Puigdemont y que, tras conocer los resultados, se predispuso a cumplir con el papel de grupo opositor.

Además, los ochos diputados que están en la cárcel o en Bruselas podrían renunciar a su acta de diputado, con lo que entraría el siguiente de la lista de JuntsxCat y ERC que podría votar a su candidato.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.