Foto: Reuters

Arabia Saudí ha vuelto a proyectar películas cinematográficas este fin de semana tras haber mantenido las autoridades saudíes durante los últimos 35 años una prohibición de exhibición de películas en la gran pantalla.

La primera película proyectada, en una sala de cine improvisada, ha sido un largometraje de animación infantil. Por ahora, se van a permitir proyecciones en establecimientos temporales, como el de la ciudad de Yedá, en el Mar Rojo, equipado con un proyector, una alfombra roja y una máquina de palomitas de maíz. En marzo abrirán definitivamente las salas de cine permanentes.

“De momento no hay infraestructura suficiente en las salas de cine, por lo que estamos tratando de aprovechar los lugares que tenemos para aproximarnos al estilo cinematográfico”, ha dicho el director de Cinema 70, Mamdouh Salim, cuya empresa ha organizado las proyecciones de esta semana. “Es la primera proyección cinematográfica después de la decisión del 11 de diciembre de permitir salas de cine”, ha recordado Salim.

“Como regulador industrial, la Comisión General de Medios Audiovisuales ha empezado el proceso para autorizar los cines en el reino”, señaló en diciembre el ministro de Cultura e Información del Gobierno saudí, Awad bin Salé Alawad, quien destacó que desarrollo del sector creará “nuevas oportunidades de empleo y capacitación” y aumentará “las opciones de entretenimiento”.

Para el año 2030, Arabia Saudí abrirá más de 300 cines con más de 2.000 pantallas, según explicó el Gobierno, que confía en que la industria cinematográfica inyecte en la economía nacional más de 90.000 millones de riales (unos 20.000 millones de euros). Además, se espera la creación de 30.000 puestos de empleo fijos para 2030.

Según fuentes del sector, las cadenas de cine regionales estarían ya estudiando la posibilidad de instalarse en Arabia Saudí, donde los jóvenes tienen un alto poder adquisitivo y representan aproximadamente el 70 por ciento de la población.

“Quiero ver todo porque es algo nuevo para Arabia Saudí”, ha dicho Ibtisam Abu Talib, un cinéfilo de 30 años. “Espero que todo esté disponible: acción, romance, películas infantiles, comedias”, ha añadido.

“Es más cómodo y más divertido cambiar de escenario y de actividad durante el fin de semana”, ha dicho Sultan Al Otaibi, de 28 años, después de asistir a una proyección con su esposa e hija el domingo por la noche.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.