“Destino” trae a Palma a un Antonio Orozco más guerrero que nunca

Redacción | 03/12/2017

Foto: Isabelle Sleijpen

Tour Destino, así se llama la gira de Antonio Orozco que dio el pistoletazo de salida en noviembre del año pasado y que tocará a su fin el día 20 de diciembre en Barcelona. Le ha llevado por incontables escenarios de Europa y América donde ha podido hacer lo que más le gusta: cantar mirando a la gente a la cara.

El exitoso Tour Destino de Antonio Orozco le trajo anoche al Auditorium de Palma y aún será posible verle hoy domingo pues fue necesario “hacer doblete” para atender a la enorme demanda de entradas.

Ha presentado su último trabajo al público mallorquín este fin de semana cuando “Destino” es ya álbum de platino. Palma es uno de los puntos finales de su larga gira y donde ha aprovechado para presentar al público mallorquín sus últimos temas sin olvidarse de los éxitos de siempre que sus seguidores esperaba con entusiasmo.

Los temas de su último álbum nos hablan de su evolución artística y de las cicatrices que la vida le ha ido tatuando en el alma a este chico de barrio. La seguridad en sí mismo presenta pocos resquicios, hecho este que junto a su perseverancia y tras años tocando puertas de radios y discográficas le permitió subirse al carro de este negocio de la música del que parece tener pocas ganas de bajarse.

Y es que desde aquel “pop flamenquito” de sus comienzos hasta ahora podemos darnos cuenta de cómo le está cogiendo el gustillo a flirtear con ritmos más rockeros. Es curioso que Orozco sigua el camino contrario a tantos otros artistas, ya que en lugar de calmar sus canciones con el paso de los años, podríamos decir que cada vez tienen más ritmo.

El concierto debía dar comienzo a las 21.00 horas pero fue imposible ya que debido al mal tiempo y a la dificultad para aparcar, la gente fue llegando con bastante retraso. Aun así, la sala Magna del Auditórium se fue llenando hasta que por fin Orozco hizo su aparición sobre el escenario. Al público le resultó muy difícil mantenerse en su asiento, de modo que desde el primer tema los fans se mantuvieron en pie coreando las canciones e incluso bailando para acompañar a un Antonio Orozco espléndido y lleno de energía que estuvo, como siempre, generoso tanto con los asistentes como con la prensa y volvió a demostrar lo sencillo que es ganarse el cariño del respetable.

Antonio Orozco lleva quince años, ocho discos, centenares de conciertos y miles de kilómetros a sus espaldas, de modo que si su último disco se llama “Destino”, no debe ser casualidad que siga destilando la misma pasión con la que un jovencito de L’Hospitalet se plantó hace quince años en los escenarios queriendo contarlo todo.

El artista de Barcelona es, sobre todo, un superviviente y un luchador nato; un trabajador incansable y un enamorado de su trabajo que no deja de inspirarnos porque tiene pinta de buen tipo y de muchacho de barrio a quien la fama no le ha hecho perder el norte.

¿El secreto de este chico?, muy sencillo, se lo sigue pasando bien cuando se sube a un escenario y eso es algo contagioso que no se puede ocultar.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana