Ryanair se ha sumado a la puja por la aerolínea austriaca Niki, filial de Air Berlin, tras declararse en quiebra la cual pretende concluir su proceso de venta en los próximo siete días, antes de que sus franjas horarias de despegue y aterrizaje (‘slots’) dejen de ser válidas y se redistribuyan.

Los 21 aviones Airbus que opera Niki no pertenecen a la compañía sino que son alquilados y el principal activo de la aerolínea son sus derechos de despegue y aterrizaje en aeropuertos como Viena, Palma o Düsseldorf. A los inversores también les atraen los salarios y costes de producción relativamente bajos de Niki, ya que los trabajadores ganan menos que los de otros competidores del sector.

“Ryanair se ha puesto en contacto hoy, 15 de diciembre, con los administradores de Niki sobre al proceso de insolvencia y la posible compra de los activos restantes de la aerolínea”, han confirmaron fuentes de la ‘low cost’ irlandesa a Europa Press.

De esta manera, Ryanair se suma a Niki Lauda, expiloto de Fórmula 1 y fundador de la filial austriaca de Air Berlin, y al operador turístico Thomas Cook como partes interesadas en la adquisición de Niki, después del fallido intento de Lufthansa.

Lauda anunció su interés en recuperar Niki después de que la Comisión Europea rechazara el plan de adquisición por parte de Lufthansa. Poco después, Thomas Cook hizo público su interés por la compañía austriaca.

Thomas Cook y su aerolínea alemana, Condor, que habían estado entre los primeros interesados en apostar por Niki tras la quiebra de Air Berlin, indicaron que pretenden aumentar su capacidad en el mercado alemán, para lo cual están valorando varias opciones “incluida la adquisición de Niki o la compra de partes de la aerolínea”.

Niki, que cuenta con 21 aviones y mil empleados, estuvo considerada durante años una aerolínea fiable, utilizada sobre todo por turistas de Austria y Alemania que volaban a Baleares y Canarias, en España. El cese de operaciones en España ha provocado la cancelación de 316 vuelos hasta el 20 de diciembre.

Proceso de insolvencia

Después de que la adquisición de Niki planeada por Lufthansa fracasara, la aerolínea presentó una solicitud para abrir un procedimiento de insolvencia ante un tribunal en Berlín-Charlottenburg a última hora del miércoles.

El presidente del sindicato austriaco de Empleados Privados (GPA-DJP) y presidente de la Unión Socialdemócrata de Sindicatos del país (FSG), Wolfgang Katzian, calculó que el colapso de Niki podría amenazar 1.000 puestos de trabajo y afectar a 800.000 clientes que ya tienen comprado su billete para volar con la filial de Air Berlin.

Por su parte, el Ministerio de Transportes de Austria estimó que hasta 10.000 pasajeros de Niki podrían quedar varados en las próximas dos semanas, por lo que desde Niki están tratando de alquilar aviones o alcanzar acuerdos con aerolíneas para traerlos de vuelta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.